Buscar
09:24h. lunes, 01 de marzo de 2021

Arona celebra San Antonio Abad con un Gobierno dividido y a la greña

Las fiestas en honor a San Antonio Abad, patrón del municipio, han vivido hoy un capítulo inédito en su historia, al celebrarse, por primera vez, íntegramente de manera online, y  también con el Gobierno municipal dividido en dos bandos cada vez más irreconciliables.

Aeona san Abad _131553_Fotor
Mena cada vez está mas solo

Los diferentes grupos celebraron las fiesta por separado, desde el gabinete de prensa del ayuntamiento se envió una nota donde, como de costumbre solo nombran al Alcalde Mena, y envían imágenes donde solo aparecen el alcalde y sus acólitos. 

Arona San Abad 84627_n-2_FotorLos concejales socialistas contrarios a Mena en una imagen obtenida de las redes sociales.

Una vez más ignoran a los concejales que no comulgan con las ideas de Nicolás Jorge y de Mena. Esta semana hemos sabido que se han denunciado mutuamente, los primeros por las argucias del "Pequeño Nicolás de Arona", y con la complicidad del secretario municipal, no se sabe a cambio de qué, el quitar el punto del orden del día pleno de dar conocimiento de la expulsión de Mena del PSOE.

Por otro lado Mena anuncia que se querellará contra los ediles que le denunciaron, argumenta que las denuncias hacia él, son falsas, y lo que pretenden es coaccionar al secretario municipal.

Ya veremos qué pasa el próximo pleno, si es que se celebra, porque todo es posible en Arona, y si es que no se inventan, Mena y sus asesores alguna argucia legal, para retrasar la convocatoria, tal  como hicieron con el pleno que debió haberse celebrado en diciembre.

De celebrarse el pleno, el Alcalde ya pasaría irremediablemente al grupo de los no adscritos junto a su antiguo compañero y al que él mismo cesó, Luis García.

Esto abre las puertas a una posible moción de censura que arrebataría la alcaldia a Mena, consumándose así el esperpento de pasar de una mayoría absoluta a la oposición por la vía rápida, y la culpa nos la tiene más que él, y claro está, del Robespierre de Arona, la manzana de la discordia, el "pequeño Nicolás Jorge".