Buscar
05:17h. Martes, 24 de Abril de 2018

El Hospital del Sur, sin terminar y con una cartera de servicios sanitarios vacía

El Hospital Comarcal del Sur podría convertirse en un edificio público fantasma, al estilo de los aeropuertos peninsulares, si la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias sigue sin dotar a esta infraestructura de las competencias necesarias para su correcto funcionamiento, cuyas obras se prevé que acaben entre octubre y noviembre de 2019, después de que se iniciaran en 2005; con la colocación de la primera piedra, seguidas de un parón; en 2007 y  reanudadas en 2012, con algunos que otros paros intermitentes más, hasta hace escasos años.

 

Estado actual de las obras del Hospital del Sur. Foto Esteban Pérez
Estado actual de las obras del Hospital del Sur. Foto Esteban Pérez

Según la presidenta de la comisión de sanidad, del grupo parlamentario socialista, Teresa Cruz Oval, urge que el “Gobierno de Canarias dote al Hospital del Sur de su correspondiente cartera sanitaria para que sea un hospital público comarcal en toda regla, cuando finalicen las obras en 2019,  tal como demanda la población de la zona desde hace más de 25 años, y cumpliéndose así el objetivo para el que fue creado”.  Se trata de la dotación necesaria de recursos materiales y personal propio, adscrito directamente a ese centro, ya que ahora, en el caso de los médicos, se desplazan desde el Hospital de La Candelaria.

 Es decir, el Sur requiere: “disposición directa de servicios, médicos, enfermeras y auxiliares, ya que de lo contrario se corre el riesgo de convertir el Hospital del Sur en una infraestructura desaprovechada, incapaz de dar respuesta a la demanda sanitaria de la población”, en opinión de Teresa Cruz.

En ese sentido, el grupo parlamentario socialista planteará en breve,  ante los responsables políticos, la creación de la citada cartera sanitaria, con la dotación presupuestaria necesaria, puesto que en “la actualidad, el personal que hay es completamente insuficiente,  tal como lo demuestra el hecho de que familiares de pacientes, ingresados en el ala de crónicos, tengan que contratar a personas para que les den de comer, ya que el centro no tiene enfermeras auxiliares suficientes”, lamenta a este digital, Teresa Cruz, quien resalta que “en pleno siglo XXI, la sanidad en el Sur sigue siendo tercermundista”.

El Sur, pendiente del esperado hospital, presenta, además, grandes deficiencias en el sistema de atención primaría. Hay barrios a la espera de que se construyan, todavía, los correspondientes centros de salud. Es el caso de Los Cristianos (Arona), cuya atención primaria se presta precariamente en los bajos del edificio Valdés, a la entrada de la localidad costera, y para cuyo centro, el Ayuntamiento de Arona cedió en su día los terrenos aledaños a la Escuela Oficial de Idiomas.

La falta de infraestructura se hace también notable en municipios como Adeje,  San Miguel y otros, al igual que es también notable en la comarca, “la falta de personal médico en atención primaria, cuyos sanitarios se ven obligados a atender 6.000 cartillas al mes, frente a una ratio de 1.800”, resalta la presidenta de la comisión sanitaria.

A la carencia de infraestructura y personal (urgencias con dificultad para ser atendidas adecuadamente), hay que sumar, además, la falta de transporte sanitario. El hecho de que el Sur disponga sólo de una ambulancia medicalizada, “representa un grave peligro en el supuesto de un traslado urgente al Hospital de La Candelaria, para una población que a la vez cuenta con un alto índice de población flotante, debido a causa de los turistas que nos visitan”, añade Teresa Cruz.