Buscar
03:59h. domingo, 09 de agosto de 2020

Luis García, el concejal destituido por el alcalde de Arona, activó a la Fiscalía Anticorrupción en marzo

Luis García, el hasta ayer concejal de Urbanismo y de Patrimonio Histórico en el Ayuntamiento de Arona que acaba de ser destituido por el alcalde José Julián Mena (PSOE), acudió a Fiscalía Anticorrupción el pasado 28 de marzo para hacer entrega de pruebas de hechos de dudosa legalidad por si fueran constitutivas de delito. 

Según la información facilitada a Sol del Sur, entre esas pruebas entregadas en la Fiscalía Especial Anticorrupción, con sede en Madrid, figura una grabación de audio que comprometería a un abogado muy cercano al alcalde de Arona y a una familiar directa del primer edil aronero.

Ese audio fue grabado durante una reunión con empresarios en la que se abordaba la posibilidad de llevar a cabo una rectificación de suelo rústico. Durante el encuentro, el abogado, acompañado por la familiar del alcalde, habría pedido una elevada suma de dinero a los propietarios del suelo para tramitar la recalificación y, además, un porcentaje de la edificabilidad que pudiera asignarse a ese terreno si la operación se materializaba vía Plan General de Ordenación (PGO).

De momento no hay pronunciamiento de Fiscalía al respecto y, como han insistido personas cercanas al caso, "toca ser prudentes en ese sentido hasta que se dilucide si el Ministerio Fiscal aprecia o no indicios de delito".

Las fuentes consultadas por este medio no descartan que se hayan aportado más pruebas a Fiscalía ni que las mismas sigan aumentando durante los próximos días, una vez que ha trascendido que el Ministerio Fiscal ha abierto diligencias preprocesales de investigación penal por una posible trama de corrupción en torno al urbanismo aronero y, además, que un edil del Ayuntamiento de Arona ha sido citado por la Fiscalía Provincial de Santa Cruz de Tenerife. 

Varios empresarios y políticos han asegurado que habría más personas que dicen tener grabaciones similares y que tendrían intención de entregarlas en Fiscalía para reforzar la posible trama de corrupción señalada por García. Sin embargo, de momento solo está confirmada la entrega realizada por ese concejal.

La decisión de José Julián Mena de destituir al que había sido su concejal de Urbanismo desde que llegó a la Alcaldía, tras las elecciones de 2015, ha coincidido con la difusión periodística de la investigación iniciada por Fiscalía a raíz de la documentación que habría entregado ese concejal: Sol del Sur dio a conocer esa investigación el sábado por la tarde, y el edil que puso en alerta a Fiscalía fue cesado el lunes.


El alcalde lanza sombras sobre García

Resulta llamativo que en el comunicado enviado ayer por el gabinete de prensa del Ayuntamiento de Arona para anunciar el cese de García (el cual, curiosamente, no fue remitido a Sol del Sur), el alcalde da a entender de manera eufemística que sería García el cuestionado por ‘sombras de duda’.

En concreto, Mena aseguró que revocó las competencias que se encontraban depositadas en Luis García “una vez que se han conocido un conjunto de actuaciones adoptadas que superan los límites de la confianza depositada en la gestión de cualquier edil, además de ser incompatibles con los principios defendidos por este alcalde y su gobierno desde el mandato anterior, orientados a convertir a Arona en un referente de progreso, avances y sin una sombra de duda en la gestión del interés general de los vecinos”.

El alcalde, añade ese comunicado, ha subrayado que “en 2015 iniciamos un camino de regeneración y de progreso que ha dado frutos en múltiples frentes y no podemos permitir que, una vez que hemos logrado cambiar muchas de las cosas que nos encontramos al llegar, el rumbo del gobierno se tuerza por la adopción de medidas que en nada tienen que ver con el espíritu que nos ha traído al lugar en el que Arona se encuentra en la actualidad”.


Ruleta de sombras sospechosas

Sin embargo, parte de su Gobierno cuestiona tanto su decisión de cesar a García como los motivos que alega, y considera que es el entorno del alcalde el que está salpicado por sombras de presunta corrupción relacionadas con operaciones urbanísticas y con determinadas contrataciones y adjudicaciones consistoriales. 

Como avanzó ayer este periódico, dos concejales del gobierno socialista han asegurado a Sol del Sur que, por todo ello, hay cuatro ediles que ya habrían informado a Mena de su intención de irse a la oposición. Y estiman que podría llegar a salir del gobierno socialista que encabeza Mena un grupo de 7 u 8 ediles que no entregarían su acta, con lo que la mayoría absoluta del gobierno menista podría esfumarse. 

Tras el cese de Luis García, que ha confirmado que no va a entregar su acta de concejal, el Gobierno que encabeza José Julián Mena mantiene la mayoría absoluta al tener –de momento– 13 de los 25 concejales que integran la corporación aronera.

Una cosa está clara: de momento, las sospechas de corrupción vuelven a ensombrecer al Ayuntamiento de Arona apenas cinco años después de que la corrupción hiciera saltar por los aires la mayoría absoluta que ostentaba Coalición Canaria y abriera la puerta del gobierno al PSOE que aseguraba que iba a regenerar la política y la gestión de ese consistorio.