Buscar
01:32h. domingo, 01 de noviembre de 2020

Los vecinos de Chayofa lamentan que ciertas calles se hayan convertido en vertederos incontrolados de productos tóxicos sin retirar

Los vecinos de Chayofa, en el término municipal de Arona,  piden al Ayuntamiento que mejore el servicio de limpieza viaria, y lamentan que algunas calles, en concreto la calle Rastrojo, se haya convertido en un vertedero incontrolado, sobre el que tiene constancia el consistorio y no ha mostrado ningún interés. Así se desprende de las quejas realizadas por los afectados, a través de reiteradas llamadas al Servicio de Atención Ciudadana (SAC-010), cuyo personal ha respondido a la preocupación vecinal que “el vertido en cuestión no ha sido retirado todavía por tratarse de productos tóxicos”.

 

Critican la pasividad mostrada por el consistorio con respecto a las quejas expresadas y piden al Ayuntamiento que mejore el servicio de limpieza viaria.
Critican la pasividad mostrada por el consistorio con respecto a las quejas expresadas y piden al Ayuntamiento que mejore el servicio de limpieza viaria.

Los vecinos, sorprendidos por la respuesta, no dan crédito a lo expresado por el personal del 010 y entienden que si eso es así, “razón de más para actuar a la mayor brevedad”. Sin embargo el vertido permanece en el mismo lugar desde hace ya tiempo y resaltan que tal como puede apreciarse “no parece que los residuos depositados en la vía pública sean de una gran toxicidad, pero sí responden a una suciedad lamentable y  a un gran abandono y falta de respeto hacia el Medio Ambiente y a  los vecinos de la zona, por parte del Ayuntamiento de Arona”.

La situación criticada por los vecinos afecta a la calle Tinguafaya, principal vía de acceso a la zona, y a la calle Rastrojo; lugar donde se encuentra el referido vertido. Esa calle entronca con un espacio natural aledaño a pequeños barrancos y permite el acceso al parque de animales que se encuentra en la zona, a través de una pista de tierra por la que no tiene acceso el tráfico rodado. Es también en esa calle en la que puede apreciarse, desde hace cerca de un mes, el vertido en cuestión, sobre el cual los vecinos han dado parte a través del SAC, correspondiéndose una de las quejas con la referencia 351, pero sin respuesta municipal.

Según los afectados, lo paradójico del asunto es que han podido ver como un operario del servicio de Medio Ambiente del Ayuntamiento se ha personado en varias ocasiones en la calle Rastrojo para comprobar el hecho. Mientras, al final de esa vía todavía se aprecia la suciedad acumulada como, una lavadora, sartenes y otros enseres personales, además de algún que otro documento, ropa y varias botellas de plástico herméticamente cerradas con productos químicos, que al parecer nadie quiere retirar, ya que según el SAC  “se trata de residuos tóxicos”.