Buscar
04:30h. Domingo, 19 de Mayo de 2019

Acuerdo para reducir el impacto de los molinos de viento sobre las aves

La comisión plenaria de Sostenibilidad y Medio Ambiente del Cabildo de Tenerife ha aprobado por unanimidad la propuesta del grupo insular de Podemos de adoptar medidas para minimizar el impacto de los aerogeneradores insulares sobre la avifauna. 

 

“Conciliar los aerogeneradores públicos con la avifauna, legitimará al Cabildo para promover esa medida también en los parques eólicos privados”.
“Conciliar los aerogeneradores públicos con la avifauna, legitimará al Cabildo para promover esa medida también en los parques eólicos privados”.

Fernando Sabaté, consejero y portavoz de la formación morada en el Cabildo tinerfeño, explica que la moción defendida por Podemos planteaba que el Área insular de Medio Ambiente inicie un trabajo conjunto con el ITER para la implementación de medidas que permitan atenuar el impacto sobre la avifauna y los murciélagos de los parques eólicos de titularidad insular. Y concretaba entre esas medidas la instalación de sensores sonoros u otros dispositivos de eficiencia contrastada que permitan advertir a esas especies de la presencia de los aerogeneradores, “aunque el grupo de gobierno prefirió aprobar la propuesta sin especificar las medidas a adoptar”, aclara.

La mejor manera de evitar los efectos negativos sobre las aves, como explica Sabaté, hubiera consistido en planificar la colocación de los molinos de viento en lugares donde no afecten, o afecten lo menos posible a especies sensibles. “Pero en casos como el de Tenerife, donde esa planificación no se hizo y donde recientemente se ha multiplicado por cinco el número de parques eólicos ya instalados (y unos cuantos más se encuentran en pleno proceso de instalación), no queda ya más remedio –al menos, a corto plazo– que implementar algunas medidas que reduzcan su impacto sobre especies animales, al menos, en los parques eólicos de titularidad pública”.

Detalla que existen algunos dispositivos técnicos que permiten atenuar tal impacto negativo. Consisten, en general, en pequeños aparatos adosados a los aerogeneradores que cuando detectan la presencia de especies voladoras en sus proximidades, emiten señales sonoras que contribuyen a advertirlas de la presencia de las hélices en movimiento. “El coste de los mismos resulta muy poco relevante en relación a la inversión total correspondiente a cada aerogenerador y, sobre todo, a los beneficios económicos anuales que generan”, remarca el consejero de Podemos.

Aclara que aunque en el acuerdo finalmente aprobado no se especificara el método a adoptar, principalmente para no encorsetar técnicamente las opciones, “es importante que el Cabildo haya aprobado conciliar la generación de energía eólica con la avifauna insular”.

Y resalta que dotar a los molinos públicos de dispositivos que atenúen su impacto sobre las aves, “tendría un claro sentido ejemplarizante que otorgaría a la institución insular toda la legitimidad para, desde su Área de Medio Ambiente, promover en un futuro mediato la implantación de esta tecnología en todos los parques eólicos, de titularidad privada o mixta, de nuestra Isla”.