Buscar
21:51h. domingo, 31 de mayo de 2020

El Área de Medio Natural del Cabildo tramitó más de 700 denuncias ambientales en 2019

En general, las denuncias tienen que ver con aprovechamientos forestales sin autorización, actividades de caza no autorizadas, incumplimientos en materia de prevención de incendios forestales, talas corta o podas no autorizadas, y diversas acciones no autorizadas en las áreas recreativas y zonas de acampada.

La consejera del Área, Isabel García, pone en valor la labor sancionadora y recuerda a los visitantes de estos espacios que hay límites en las actividades que deben ser respetados
La consejera del Área, Isabel García, pone en valor la labor sancionadora y recuerda a los visitantes de estos espacios que hay límites en las actividades que deben ser respetados

El Área de Gestión del Medio Natural y Seguridad del Cabildo de Tenerife, que dirige la consejera Isabel García, a través del servicio administrativo de Medio Ambiente, tramitó en 2019 un total de 715 denuncias medioambientales, la mayoría de ellas en forma de actas de infracción levantadas por Agentes de Medio Ambiente del Cabildo Insular de Tenerife y Parque Nacional del Teide, seguidas de las denuncias presentadas por guardas rurales al servicio de la Federación de Asociaciones para la Gestión Cinegética de la Isla de Tenerife, centradas éstas en materia de caza, así como los guardas rurales de TRAGSA, en el marco del servicio de apoyo a la vigilancia del Parque Nacional del Teide. No obstante, hay que añadir que también elevan este tipo de denuncias la Guardia Civil, el Seprona, policías locales, y hasta particulares.

La consejera destaca y pone en valor la labor sancionadora del Departamento, y añade que es importante que “tanto locales como turistas conozcan cuáles son los límites que existen en sus actividades en el medio y los respeten, sólo así podremos avanzar en el cuidado de la naturaleza”.

El mayor número de denuncias recabadas durante 2019 se relaciona con aprovechamientos forestales sin autorización, incumplimientos en materia de prevención de incendios forestales, talas corta o podas no autorizadas, actividades de caza sin autorización y diversas acciones no autorizadas en las áreas recreativas y zonas de acampada, que alcanzan el 30% del total de las denuncias cursadas.

Por otro lado, y detallando las infracciones en espacios naturales protegidos sin autorizaciones, o incumpliendo los condicionantes marcados en ellas, llegan hasta un total de 164. Estas acciones se engloban habitualmente en la ocupación del espacio, alteración de las condiciones medioambientales, generación de ruido, etcétera. 

Asimismo, la circulación a motor por pistas forestales sin autorización también recibió un alto número de partes, concretamente 94.

Las acciones relacionadas con la caza reportaron también el año pasado un gran número de denuncias, concretamente un 14,40%. Entre ellas, destacan las impuestas por incumplimientos de la orden regional de caza y por cazar en épocas de veda.

Por último, un 24% de las denuncias se trasladaron a otros órganos de la administración, como la Agencia de Protección del Medio Natural del Gobierno de Canarias o los Ayuntamientos, ya que el Cabildo no dispone de las competencias de las mismas, entre ellas las que más se repiten son las relacionadas con la transformación del suelo a través de obras, construcciones, edificaciones e instalaciones sin disponer del título habilitante y también con los vertidos, depósitos y abandonos de materiales y residuos. 

Entre las materias objeto de competencia sancionadora gestionada por el Área de Gestión del Medio Natural y Seguridad del Cabildo de Tenerife se atiende a cuestiones relacionadas con la caza, los espacios naturales protegidos, los servicios forestales, vías pecuarias y pastos, la protección del Medio Ambiente y la gestión y conservación del Parque Nacional del Teide.

El Área de Medio Natural es la encargada de velar por el cumplimiento de la normativa existente en los espacios naturales protegidos, y junto a la concienciación ambiental y a la difusión de los valores del entorno están los procesos de apercibimiento y penalización que la ley establece.