Buscar
11:43h. martes, 04 de agosto de 2020

El Cabildo renueva los permisos para la instalación de 2.709 colmenas en el Parque Nacional

El Cabildo de Tenerife, a través del Área de Gestión del Medio Natural y Seguridad que dirige la consejera Isabel García, ha emitido recientemente, y con motivo del estado de Alarma dictado por el Gobierno de España, una nueva resolución de las normas que regulan la actividad apícola en el Parque Nacional del Teide, en el año 2020. 

La consejera de Medio Natural y Seguridad, Isabel García, ha indicado que “de esta forma reduciremos los desplazamientos y procesos administrativos que conlleven, facilitando así los trabajos del sector de la apicultura”
La consejera de Medio Natural y Seguridad, Isabel García, ha indicado que “de esta forma reduciremos los desplazamientos y procesos administrativos que conlleven, facilitando así los trabajos del sector de la apicultura”

De esta manera, se asegura la prevalencia de las medidas de restricción de actividades y circulación de personas que puedan ser acordadas por el Gobierno de la Nación, en el marco de la declaración del citado estado de alarma.

Con objeto de evitar desplazamientos y posibles contagios y ante la situación de emergencia sanitaria provocada por el COVID 19, mediante esta Resolución quedan renovadas automáticamente para 2020, de forma excepcional, las autorizaciones emitidas en 2019 a los mismos apicultores para instalar el mismo número de colmenas en los mismos apiarios que tenían autorizados el año pasado. Así, se permitirá la realización del aprovechamiento apícola en el Parque Nacional desde el 23 de abril hasta el 14 de octubre y en el caso de aprovechamiento de especies como la Malpica (Carlina xeranthemoides) se amplía hasta el 20 de octubre. Así, se autorizará la colocación de 2.709 colmenas en la superficie del Parque Nacional del Teide.

“El 23 de abril comenzará, como estaba previsto, el periodo de explotación apícola del Parque Nacional del Teide, con la resolución de estas normas hemos querido renovar automáticamente los permisos concedidos en el 2019 y de esta forma apoyamos y facilitamos la labor de este uso tradicional que genera un mercado interno de un alto valor”, ha indicado la consejera del Área de Medio Natural, Isabel García, quien añadió que “de esta manera fortalecemos un sector que ha sido golpeado por esta crisis y simplificamos los procedimientos para que puedan desarrollar su trabajo y generar riqueza local”.

Recuerda la consejera que desde el Cabildo se apoya, además, la comercialización de la miel apoyando la campaña del Área de Agricultura, Ganadería y Pesca que dirige Javier Parrilla #HASTAtuCASA que impulsa la venta on line de productos elaborados del sector primario local (mieles, quesos, aceites de oliva virgen extra, vinagres, repostería, mermeladas, mojos, gofio, etcétera) a través de una plataforma digital destinada a ayudar y mejorar la comercialización de aquellos productos que se han visto más afectados por la crisis del Covid-19 que ha limitado el movimiento de las personas.

En estas normas se especifica que no estará permitida la realización de chozas, casetas y habitáculos asociados a la realización del aprovechamiento, y se autoriza la manipulación nocturna a efectos de instalación y levantamiento de las colmenas.

 

Los aprovechamientos apícolas en el Parque Nacional del Teide

El Decreto 153/2002, de 24 de octubre, por el que se aprueba el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional del Teide determina que la apicultura es un aprovechamiento tradicional y autoriza su práctica. Es una actividad que secularmente ha estado ligada a las mayores extensiones de vegetación que se encuentran florecidas en el estío, generalmente asociadas al matorral de cumbre, especialmente a la retama, y que se ha mantenido en el transcurso del tiempo. El aprovechamiento se desarrollará conforme a las Normas para la práctica de la apicultura, que establece la Administración del Parque Nacional. La apicultura en el ámbito del Parque Nacional se considera un aprovechamiento tradicional, por lo que se limita a 150 el máximo número de colmenas que puede instalar un apicultor.