Buscar
13:50h. lunes, 03 de agosto de 2020

El Consejo Insular de Aguas dejará de consumir energía de origen fósil a partir del 1 de enero

El Consejo Insular de Aguas del Cabildo de Tenerife (CIATF) dejará de consumir energía de origen fósil a partir del 1 de enero de 2020, y lo hará, tal y como explica el consejero de Sostenibilidad y Lucha contra el Cambio Climático, Javier Rodríguez Medina, “a través de un nuevo contrato de suministro eléctrico en el que exigirá a la empresa adjudicataria que los 114K GW/h que consume al año procedan de fuentes renovables certificadas por el Ministerio de Economía y Competitividad a través de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Javier Rodríguez, explica que “siendo el mayor consumidor de energía, unos 14 millones de euros al año, hemos preparado un nuevo contrato de suministro eléctrico en el que se exigirá a la empresa adjudicataria que la energía provenga de fuentes renovables
Javier Rodríguez, explica que “siendo el mayor consumidor de energía, unos 14 millones de euros al año, hemos preparado un nuevo contrato de suministro eléctrico en el que se exigirá a la empresa adjudicataria que la energía provenga de fuentes renovables

De esta manera se obliga a que  en el Sistema de Eléctrico del que todos nos abastecemos se introduzcan más energías provenientes de fuentes renovables en detrimento de las provenientes de origen fósil.

Junto al gerente del CIATF, Javier Davara, el consejero detalló que la idea “es reducir a cero nuestra huella de carbono, teniendo en cuenta que el Consejo gasta al año unos 14 millones de euros en energía. En virtud del nuevo contrato, que entrará en vigor el 1 de enero de 2020, la empresa adjudicataria se compromete a que todo el suministro de energía proceda de fuentes de origen renovable, lo que contribuirá además de forma significativa a que se sigan desarrollando inversiones en este campo y, por tanto, a hacer estas instalaciones cada vez más atractiva con respecto a las que aún necesitan de combustibles fósiles para su funcionamiento”.

Por ello y en comparación con este año 2019, la huella de carbono de ocho desaladoras, tres estaciones de aguas residuales así como numerosas estaciones de bombeo se reducirán de forma considerable.

Rodríguez señala que el Cabildo de Tenerife “tiene unos objetivos de descarbonización de su consumo eléctrico muy ambiciosos y para lograrlos ésta es la primera de las medidas la cual se materializará a través de un contrato que premia el uso de energías sostenibles que ayuden a equilibrar la oferta y la demanda a medida que se vayan incorporando más energías renovables a la red.

“Desde el Cabildo de Tenerife apostamos decididamente por la sostenibilidad y por la lucha contra el cambio climático con hechos, no con palabras; y prueba de ello es no solo este contrato, sino la declaración de emergencia climática que llevamos a pleno el pasado mes de septiembre sino la apuesta decidida por las energías renovables y por comenzar un ciclo que nos acerque a la descarbonización de nuestra economía lo antes posible”.

El consejero de Desarrollo Sostenible y Lucha contra el Cambio Climático se mostró satisfecho con esta noticia que “nos coloca en la vanguardia del uso responsable de la energía, así como contribuimos a reducir el impacto sobre el medio ambiente, sobre todo, si tenemos en cuenta que el CIATF es el primer consumidor de la isla de energía”. “Tenemos que seguir en esta senda de aminorar y ser más eficiente en el consumo de recursos para contribuir al desarrollo sostenible de nuestra isla”.