Buscar
12:18h. martes, 04 de agosto de 2020

Lydia Domínguez y César Manuel Perdomo reciben los Premios Agrojoven 2019

El Salón Noble del Cabildo de Tenerife ha acogido esta tarde la entrega de los Premios Agrojoven 2019, en un acto presidido por el consejero insular de Agricultura, Ganadería y Pesca, Javier Parrilla, quien estuvo acompañado por el responsable de la Unidad Técnica de Desarrollo Rural, Francisco Javier Suárez.

Los proyectos galardonados por el Cabildo de Tenerife son Aires del Apartadero, en la categoría de Iniciativa Empresarial, y Vitisost, en el apartado de Idea Empresarial
Los proyectos galardonados por el Cabildo de Tenerife son Aires del Apartadero, en la categoría de Iniciativa Empresarial, y Vitisost, en el apartado de Idea Empresarial

Los ganadores de esta edición, que organiza la Corporación insular, son, en la categoría de Iniciativa Empresarial, Aires del Apartadero, promovido por Lydia Domínguez Tejera, sobre producción ecológica de frutales y hortalizas; y en el apartado Idea Empresarial, el proyecto Vitisost, de César Manuel Perdomo Martín, que está dirigido a la producción de uva ecológica para la elaboración de vino utilizando métodos de cultivo tradicionales.  

Los Premios Agrojoven vienen a reconocer y a poner en valor los proyectos empresariales vinculados al medio rural de la isla de Tenerife, de manera preferente al sector agrícola y ganadero.

En el acto, al que también asistió el alcalde de Fasnia, Damián Pérez, así como varios técnicos insulares y municipales relacionados con el sector primario, tanto Lydia Domínguez y César Manuel Perdomo dedicaron el premio a sus respectivas familias y subrayaron la motivación que supone este galardón para seguir adelante con sus proyectos.

Por su parte, el consejero insular de Agricultura, Ganadería y Pesca, Javier Parrilla, puso a ambos premiados como ejemplos para las nuevas generaciones “de tesón y dedicación” en el ámbito del sector primario, “que necesita de este tipo de iniciativas para regenerar la actividad en el campo tinerfeño”.  

Aires del Apartadero es un proyecto de agricultura ecológica certificada. Su principal cultivo es la frambuesa y, en menor escala, la mora, el durazno, el aguacate y el higo, aunque también el melón, la sandía y algunas hortalizas. La explotación, ubicada en el municipio de Fasnia, cuenta con un total de 1.100 plantas de frambuesas, 300 de moras, 37 durazneros, cinco aguacateros y dos higueras. La promotora de Aires del Apartadero es Lydia Domínguez Tejera, que posee formación en administración y finanzas, así como en enología e industrias alimentarias. También cuenta con amplia formación en agricultura ecológica.

Los cultivos de frambuesa y mora se realizaron en enero de 2018 y sus primeros frutos se comercializaron en junio de ese mismo año. La elección de estos cultivos viene dada porque la oferta existente en la isla provenía de la Península, lo que estaba generando una importante huella ecológica. La promotora de Aires del Apartadero considera que una de las prioridades del proyecto es el respeto al medio ambiente, conservando toda la flora endémica de la zona. 
    
Por su parte, la idea empresarial propuesta por César Manuel Perdomo Martín consiste en la producción de uva ecológica para la elaboración de vino, utilizando métodos de cultivo tradicionales, en una finca situada en la zona de El Riego (Carretera TF-13, Tejina-Punta del Hidalgo). El método de cultivo para obtener esta uva de calidad implica la realización de diversas labores agrícolas similares a las que desarrollaban nuestros antepasados. El promotor de esta idea ha estado desarrollando durante los últimos cinco años una prueba piloto en una finca de viña abandonada, tratando de salvar las parras existentes mediante prácticas de cultivo ecológico. 

El proyecto no solo busca la producción y comercialización de uva, sino también la recuperación de superficie de cultivo abandonada y su conversión a agricultura ecológica. El producto que constituirá la oferta de la empresa es la uva ecológica, siempre con variedades canarias (negramol, malvasía y listán negro) y, aunque se trata de un producto conocido, lo que le diferencia de otros similares en el mercado es su forma de producción, y por consiguiente, su calidad final.

El promotor de la idea ha estado formándose desde algunos años en el sector, desde maquinaria agrícola; manipulador de productos fitosanitarias; jardinería, cata de vinos, mieles y quesos, y agricultura ecológica especializada en viñedo, además de participar en el programa Erasmus en Borgoña sobre viticultura y enología.