Buscar
21:36h. Martes, 23 de Abril de 2019

Nuevos sistemas de protección para motoristas en la TF-5

El Cabildo de Tenerife ha instalado nuevos sistemas de protección para motoristas en diferentes tramos de la Autopista del Norte (TF-5) con el fin de aumentar las condiciones de seguridad para los conductores en las vías de la Isla.

La directora insular de Carreteras y Paisaje, Ofelia Manjón, explica que se han colocado más de 1.500 metros de la barrera en once tramos de la autopista
La directora insular de Carreteras y Paisaje, Ofelia Manjón, explica que se han colocado más de 1.500 metros de la barrera en once tramos de la autopista

Las zonas en las que se han colocado estos dispositivos se han seleccionado atendiendo a las características de las vía y a la posible siniestralidad de los usuarios de las motocicletas. 

La directora insular de Carreteras y Paisaje, Ofelia Manjón, detalló que el sistema de protección  para motoristas se ha instalado en once tramos de la autopista, sumando un total de 1.540 metros. Además, explicó que se trata de un sistema de contención específico para dicho colectivo que se coloca en la parte inferior de las barreras biondas con el fin de retener e interceptar el cuerpo en caso de una caída, evitando asimismo que éste impacte contra los postes que sostienen la propia barrera de contención con las consecuencias que esto hecho podría acarrear para su integridad física. 

Manjón también insistió en la importancia de incorporar medidas para este colectivo de usuarios de las carreteras, debido a que el motorista  representa uno de los usuarios más vulnerables desde el punto de vista de la seguridad vial. Además, recordó que la Corporación insular cada año renueva e incorpora este tipo de sistemas de seguridad en distintos tramos de las carreteras de las Isla. 

La utilización de este sistema viene regulado y establecido en una normativa específica desde el año 2004. Los accidentes de motoristas se concentran, en general, en aquellos tramos en los que se combinan fuertes deceleraciones con maniobras bruscas sobre la trayectoria del vehículo. En estas situaciones aumenta significativamente la probabilidad de que el conductor pueda perder el control de la motocicleta y, como consecuencia, al caer el vehículo, el usuario se deslice por la superficie del pavimento, teniendo tendencia a salirse de la vía. Por tal motivo, estos sistemas se colocan, habitualmente, en aquellas curvas de radio limitado y en su lado exterior.