Buscar
23:45h. Miércoles, 28 de Junio de 2017

Podemos advierte que se intensificará la acción ciudadana contra la obsoleta depuradora impuesta en la Isla Baja

La negativa plenaria del gobierno insular de CC-PSOE y del PP a tomar en consideración las propuestas de depuración sostenible, eficiente y poco molesta planteadas para la Isla Baja por la ciudadanía, técnicos, asociaciones y grupos políticos que se han movilizado contra el obsoleto proyecto de depuración de aguas que intenta imponerles el Cabildo de Tenerife a través del Consejo Insular de Aguas.

Depuradora natural Parque Rural Teno (Foto, Jose Luis Peraza)
Depuradora natural Parque Rural Teno (Foto, Jose Luis Peraza)

"Afortunadamente, lejos de desactivar el proceso de participación y la movilización social surgidos en torno al modelo de depuración de esta parte de la isla, ha servido como revulsivo y se están organizando acciones de reivindicación, recogida de apoyos y denuncias”, señala con satisfacción Fernando Sabaté, portavoz y consejero del grupo Podemos en el Cabildo de Tenerife, uno de los grupos políticos que apoya esta movilización social y política.

Sabaté resalta que la ciudadanía implicada en el proceso de debate y participación generado en torno a ese proyecto por la inquietud que produce la construcción y puesta en marcha de una estación depuradora que amenaza su calidad de vida y el encanto de la Isla Baja, entre otros perjuicios, con un problema grave de malos olores que afectaría a la población, “ha tomado el rechazo de los grupos políticos que respaldan ese proyecto a considerar sus más que razonables propuestas como una prueba de que no pueden delegar un asunto tan serio en gobernantes insulares que evidencian tal estrechez de miras y desprecio hacia el derecho que tiene la ciudadanía a participar en la definición de proyectos que le afectan de forma tan directa”.

Recuerda que durante el pleno insular de mayo, el grupo Podemos hizo de puente de esa movilización social llevando una moción que recogía sus quejas sobre las anomalías que ha habido en la tramitación del proyecto de depuración que tratan de imponerles vulnerando el derecho de participación social incluso en cuestiones tan esenciales como el trámite de alegaciones. La moción, además, recogía las propuestas que plantean para garantizar que la solución al problema de aguas residuales de la comarca sea compatible con la calidad de vida de la zona.

Por ejemplo, detalla entre esas propuestas la de que se realice el estudio de alternativas de ubicación de la estación depuradora proyectada en la zona, “un trámite obligatorio que ha sido omitido en el diseño del proyecto de depuración diseñado desde el Consejo Insular de Aguas para la Isla Baja”. Y destaca también que, además de defender que esta depuradora se ubique en una zona alejada de zonas pobladas (algo, por cierto, recogido en la legislación vigente), ciudadanía, asociaciones, profesionales expertos en la materia y partidos políticos con sensibilidad ambiental, “defendemos que en vez de una estación depuradora convencional, se apueste por un sistema de depuración natural”.

Destaca que este modelo de depuración ya funciona a pequeña escala en cuatro zonas del Parque Rural de Teno y, a gran escala, en muchas ciudades continentales. “Su eficiencia depuradora ya está probada, su coste es muy inferior al de las depuradoras convencionales y su impacto paisajístico es positivo, ya que tienen apariencia de jardín, ventajas que es lógico que agraden a la ciudadanía de la Isla Baja y que, sin embargo, cuesta entender que sean descartadas por el Gobierno insular de CC-PSOE con tanta rotundidad”. 

Admite que el rechazo de la moción que llevó en ese sentido al pasado pleno del Cabildo “me dolió, sobre todo por el desprecio a la implicación de la ciudadanía en un asunto tan importante para esa parte de la Isla y para todo Tenerife, así como por la irresponsable negativa cabildicia a la gran oportunidad que tenemos delante para construir de manera colectiva, combinando rigor técnico y amplia implicación social, el mejor modelo para culminar el ciclo integral del agua en esta comarca”. “Pero durante el último mes me he dado cuenta de que la ciudadanía asume que la lucha no ha hecho más que empezar y que el actual equipo de gobierno tiene poca memoria sobre la fuerza que tiene la sociedad tinerfeña cuando se moviliza en defensa de su derecho a decidir, de su paisaje y de su medio ambiente”, concluye.