Buscar
10:32h. Lunes, 10 de Diciembre de 2018

Podemos critica el incumplimiento político de los compromisos sobre colonias de gatos en Santa Cruz

“Lejos de contribuir a buscar soluciones razonables a las colonias de gatos ferales o asilvestrados que proliferan en Santa Cruz, lo que están consiguiendo el Ayuntamiento de Santa Cruz y el Cabildo de Tenerife con sus acciones y omisiones es justo lo contrario: generar conflictos y agravar el problema de forma totalmente irresponsable tanto en materia de protección animal, como de generación innecesaria de conflictos ciudadanos”, lamenta Mila Hormiga, consejera de Podemos en el Cabildo de Tenerife y responsable de Bienestar Animal en Podemos Canarias. 

 

Mila Hormiga apunta que el Ayuntamiento está propiciando el aumento de gatos asilvestrados, el riesgo de sacrificio masivo y conflictos vecinales
Mila Hormiga apunta que el Ayuntamiento está propiciando el aumento de gatos asilvestrados, el riesgo de sacrificio masivo y conflictos vecinales

Recuerda que en 2017 el Ayuntamiento de Santa Cruz generó una airada polémica al intentar imponer un proyecto de Captura, Esterilización y Suelta (CES) de colonias y microcolonias de gatos ferales que fue elaborado de espaldas a la ciudadanía y a los colectivos animalistas, que descarga todo el trabajo y responsabilidad de identificación y cuidado de esos gatos sobre personas particulares anónimas y cuyos requisitos son tan difíciles de cumplir, que implica un riesgo claro de sacrificio masivo de gatos. 

En respuesta a las airadas quejas que suscitó ese desacertado amago de controlar la proliferación de gatos ferales en la ciudad, añade Hormiga, el concejal responsable de ese protocolo, Carlos Correa, consensuó con colectivos animalistas que gestionan colonias de gatos ferales varios compromisos dirigidos a reconducir el fallido protocolo de control de gatos asilvestrados que había aprobado el Ayuntamiento de Santa Cruz, “algo muy positivo, pues desarrollado de manera correcta, este proyecto sería sumamente beneficioso”.

“Sin embargo –indica–, el Ayuntamiento ha incumplido todos esos compromisos y nos encontramos de nuevo igual que al principio, es decir, ante el riesgo de que cientos de gatos sean retirados de las calles y sacrificados por la incapacidad del consistorio capitalino de cumplir lo acordado”.

En relación a los compromisos incumplidos por el Ayuntamiento, Mila Hormiga cita que no se ha facilitado a particulares ni a colectivos animalistas la lista de clínicas veterinarias que debería asumir la colocación de chip identificativo y la esterilización de los gatos que viven en la calle “con lo que en febrero nacerán nuevas camadas que no debieron nacer y los censos de colonias que han elaborado colectivos animalistas y personas voluntarias, quedarán desactualizados y el trabajo realizado no valdrá para nada”.

Señala que tampoco se han autorizando las colonias de gatos censadas y con cuidadores identificados a su cargo, ni se está llevando a cabo ninguna campaña de información sobre gestión ética de colonias urbanas de gatos y sobre el proyecto CES de Santa Cruz, ni se está impartiendo formación sobre las condiciones de alimentación, limpieza y gestión que deben cumplir las personas o colectivos que se hagan cargo de algún grupo de gatos. Y critica que también se está incumpliendo el plan de mediación y de cooperación y trabajo en equipo entre técnicos, colectivos y ciudadanía que fue fijado para gestionar conflictos y para ir mejorando el proyecto de control de colonias de gatos.

“O sea, a pesar de que numerosas personas se están implicando en este proyecto con la meta de demostrar que es posible conciliar a los gatos ferales en el entorno urbano de forma ética y responsable, lo que está haciendo el Ayuntamiento de Santa Cruz es boicotear ese objetivo con el incumplimiento de todos los compromisos adoptados”, reprocha la representante de Podemos.

Añade que colectivos animalistas han informado que lo único que ha hecho el Ayuntamiento ha sido iniciar procedimiento contra una alimentadora de gatos y anunciar que no ha sido aprobada la partida económica prometida para desarrollar este proyecto durante 2018, “lo que va dejando claro que este consistorio no tiene ninguna intención de gestionar este asunto como es debido y que el alcalde, José Manuel Bermúdez, suele estar para la foto de 'amigo de los los animales', pero a la hora de la verdad, no mueve ni un dedo”. También lamenta en este sentido que “el Cabildo de Tenerife, en vez de implicarse en este asunto para propiciar una adecuada gestión del problema a través del Consejo Insular de Bienestar y Protección Animal, tal y como ha requerido el grupo Podemos formalmente en varias ocasiones, esté actuando como si el asunto no le incumbiera”.