Buscar
14:57h. Viernes, 23 de Junio de 2017

Podemos exige que acabe la discriminación territorial en la prevención contra el cáncer de colon

La consejera insular de Podemos Mila Hormiga informa que su grupo defenderá en la próxima comisión plenaria de Gobierno Abierto que el Cabildo de Tenerife exija a la consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias “que acabe con el agravio comparativo con el que está castigando a toda la población de la Isla que no reside en la capital tinerfeña en lo relativo al cáncer de colon”. 

Mila Hormiga critica que el Gobierno canario “solo financia estas pruebas a la población de Santa Cruz” y que esta injusticia “que cuesta vidas” solo beneficia a la sanidad privada
Mila Hormiga critica que el Gobierno canario “solo financia estas pruebas a la población de Santa Cruz” y que esta injusticia “que cuesta vidas” solo beneficia a la sanidad privada

Denuncia en ese sentido que en Tenerife el Servicio Canario de Salud (SCS) sólo está realizando el test que detecta las etapas previas a la malignización del tumor en centros sanitarios públicos de Santa Cruz, “privando a toda la población de La Laguna, del Norte y del Sur de la Isla de las pruebas de prevención del tipo de cáncer que tiene mayor incidencia en España”.

Hormiga subraya que el cáncer colorrectal es uno de los pocos cánceres que se pueden diagnosticar precozmente, es decir, antes de que la persona note algún síntoma, y que su detección en estadios preliminares es un factor determinante para aumentar las posibilidades de sanación. “La prueba es barata y muy sencilla de realizar, con lo que resulta aún más grave la irresponsable omisión pública del deber de implantar este servicio de prevención en toda la Isla”, critica.

Y denuncia que es inevitable atisbar la alargada sombra del negocio de la sanidad privada entre las causas principales de esta grave negligencia del Gobierno de Canarias y de cuantas administraciones públicas conniven con este escándalo, “por lo que esperamos que el Cabildo de Tenerife deje ya de mirar para otro lado”. “Centros hospitalarios de propiedad privada como los de Hospitén –señala– publicitan de forma muy vistosa este servicio de prevención que, curiosamente, debería realizarse de forma gratuita a través de la sanidad pública y que, sin embargo, una mayoría de la ciudadanía tinerfeña solo puede llevar a cabo a través de empresas privadas”.

La consejera de Podemos destaca que la realización del cribado que diagnostica de forma precoz el cáncer de colon está incluida en la cartera básica de servicios sanitarios del Estado. Al menos en teoría, apunta, esto asegura el derecho de la población a beneficiarse de esta medida de prevención y, por tanto, asegura también la obligación que tienen las comunidades autónomas de proveer este servicio “a toda la población por igual, sin categorías territoriales que violentan el derecho a la salud y a la vida, todo lo contrario de lo que está haciendo el Gobierno de Canarias en Tenerife al prestar este servicio sólo a la ciudadanía que reside en el área capitalina, como si la salud no fuera un derecho igualitario para toda la sociedad tinerfeña”.

Entre los agravantes de esta manifiesta injusticia e inequidad, critica que el Ejecutivo autonómico que gestiona Coalición Canaria (CC) sí ha implantado este servicio de prevención en casi toda la isla de Gran Canaria, “lo que dice mucho sobre raseros y prioridades de gasto público”. Y cuestiona que se gasta dinero en publicitar en grandes vallas de la capital tinerfeña la importancia de hacerse la prueba de prevención del cáncer de colon. “O sea, que la importancia de este servicio la tienen muy clara, pero no para toda la sociedad tinerfeña por igual y, encima, priman el gasto en publicidad sobre la inversión necesaria para implantar la prueba en todo Tenerife”.

Concluye denunciando que, en ese sentido, “para la sanidad pública es muchísimo más barato realizar a toda la población estas pruebas de prevención, que asumir el tratamiento médico de las personas a las que no se diagnosticó a tiempo este cáncer y acaban padeciéndolo en su fase tumoral más avanzada, a menudo ya de forma irreversible”. “Pero se ve que determinados responsables políticos nos prefieren enfermos y que sus cuentas sobre optimización de gasto y rentabilidad, no son las mismas que las de la mayoría de la población. Desde luego, a la sanidad privada sí le debe resultar muy rentable esta injusticia pública”, lamenta Hormiga.