Buscar
20:32h. Miércoles, 22 de Noviembre de 2017

Podemos propone crear una comisión de estudio sobre el desempleo juvenil de la Isla

El grupo de Podemos en el Cabildo de Tenerife ha defendido en comisión plenaria de Empleo la creación de una comisión de estudio sobre el paro juvenil de la isla con el objetivo de analizar los reajustes que es necesario llevar a cabo en la oferta de estudios de formación profesional para adaptarlos a las demandas formativas de esta parte de la población y al mercado de trabajo.

Rivero remarca que es necesario adaptar la oferta de formación profesional a las demandas reales de la población joven y al mercado de trabajo
Rivero remarca que es necesario adaptar la oferta de formación profesional a las demandas reales de la población joven y al mercado de trabajo

La moción ha quedado sobre la mesa por el compromiso del gobierno insular de CC-PSOE de presentar una propuesta enriquecida que vaya en la misma línea.

La consejera de Podemos Paqui Rivero, que valora la receptividad inicial del resto de grupos políticos hacia esta propuesta, explica que la misma es resultado del análisis del primer estudio sociológico que ha encargado la consejería insular de Juventud para obtener una visión lo más cercana posible de lo que piensa y quiere la población joven de Tenerife y de la inquietud existente en este grupo político sobre el papel de la Formación Profesional (FP) en Canarias. “De este estudio emanan algunos datos que desmontan ciertos estereotipos relacionados con esta parte de la población tinerfeña y que explican en gran medida el fracaso de las políticas de empleo desarrolladas hasta ahora para este sector de nuestra sociedad”, apunta. 

Entre las conclusiones de ese estudio destaca que solo un 1,1 por ciento de jóvenes declara que ni estudia ni trabaja y que el 11,4 por ciento demanda mayor oferta formativa y ayudas para acceder a la misma. Además, el 53,8 por ciento ha respondido que sus precarias condiciones de trabajo (contratos temporales, en prácticas o de formación) dificultan su independencia económica y que, ante esa precariedad, se plantean prolongar la etapa educativa para tener mayores oportunidades de acceso al mercado laboral, si bien 3 de cada 10 jóvenes de Tenerife dice estar desempeñando trabajos que están por debajo de su nivel de estudios. “Es especialmente destacable el interés de esta parte de la población por estudiar, por mejorar su cualificación y por aumentar sus oportunidades laborales –remarca Rivero–, un deseo que las administraciones públicas están obligadas a satisfacer al ser la mejor vía posible para afrontar los preocupantes datos de desempleo joven que se registran en nuestro territorio”.

Frente a ello, defiende la importancia de crear una comisión que correlacione específicamente los datos de demanda de empleo y mayor formación de la población joven con la oferta de Formación Profesional disponible en Tenerife (número de plazas, distribución territorial, ciclos que ofrece cada centro u horarios), prestando especial atención al objetivo de adaptar o incorporar nuevos planes formativos que se adecuen a las demandas juveniles y al propio mercado de trabajo de la Isla. “Todo ello sin dejar de lado que también es necesario buscar el encaje entre oferta formativa universitaria existente en la actualidad y mercado de trabajo”.

Entre las misiones de esa comisión, como explica Rivero, Podemos plantea estudiar la inserción laboral real de las personas jóvenes que han realizado ciclos medios o superiores de FP en Tenerife y comparar los datos resultantes con los niveles de inserción de quienes tienen estudios universitarios. Y, por último, propone usar las conclusiones de esta comisión para definir las líneas de actuación de empleo del Cabildo de Tenerife y para fomentar la implementación de iniciativas que impulsen empleo juvenil de calidad y, en particular, contratos laborales de carácter fijo. 

“Esperamos sinceramente que el grupo de gobierno y, en particular, el consejero de Empleo tengan humildad suficiente para admitir que algo está fallando en la actual oferta formativa y en las políticas de empleo dirigidas a la población joven, así como para llevar a cabo las gestiones necesarias para corregir el desajuste entre la oferta formativa, las demandas de la población juvenil y la realidad del mercado de trabajo”.