Buscar
02:07h. Sábado, 20 de Octubre de 2018

UGT rechaza la venta de Casinos De Tenerife y exige máximas garantías para la plantilla

Este sindicato reitera que evitar la venta de los Casinos Públicos de Tenerife es una cuestión de voluntad política y solicita al presidente del Cabildo que dé marcha atrás en esta medida

Casino de Playa de Las Américas
Casino de Playa de Las Américas

Esta organización considera que, en caso de producirse una privatización de esta empresa pública, se deben blindar todos los puestos de trabajo y garantizar la vigencia del actual convenio

La Unión General de Trabajadores (UGT) en Canarias se opone a la privatización de Casinos de Tenerife. Resulta incomprensible como una empresa pública que genera millones de euros en beneficios, pretenda ‘regalarse’ a manos privadas. Este sindicato rechaza la intención del Cabildo de Tenerife de deshacerse de esta empresa, ya que no existe causa económica que lo justifique.

El presidente del Comité de Empresa del Casino de Playa de Las Américas y secretario de Comunicación de UGT Canarias, Agustín Melián, solicitó al Cabildo las máximas garantías para la plantilla durante todo este proceso. “Estas pasan, necesariamente, por el blindaje de los trabajadores y el compromiso a mantener las condiciones laborales establecidas en el Convenio, incluso tras caducar su vigencia”.

La respuesta del Cabildo, inaceptable

Sin embargo, el Cabildo de Tenerife rechazó este planteamiento y se mostró dispuesto a aceptar la estabilidad del empleo durante dos años. Esta respuesta es totalmente inaceptable, a juicio de la UGT, por lo que es, sin lugar a duda, la antesala de un conflicto. El sindicato se muestra dispuesto a llegar hasta las últimas consecuencias la lucha de estos trabajadores. Por ello, convocará de manera inmediata movilizaciones.

Además, el sindicato insta a Pedro Martín, candidato del PSOE al Cabildo de Tenerife, que pongan orden en la filas de los consejeros insulares socialistas en la Corporación y rechacen esta medida privatizadora sin causa, ya que no es propia de un partido que se autodenomina de izquierdas y que defiende al sector público.