Buscar
13:21h. jueves, 03 de diciembre de 2020

Sí se puede insta al Ayuntamiento de Candelaria a limpiar los barrancos del municipio

Sí se puede insta al Ayuntamiento de Candelaria a limpiar los barrancos del municipio. El concejal de Sí se puede en la corporación Antonio Delgado recuerda al gobierno municipal que el otoño es un periodo crucial para acometer acciones que dejen libres los cauces, para evitar inundaciones.

Fotos del estado actual de algunos barrancos y el concejal Antonio Delgado.
Fotos del estado actual de algunos barrancos y el concejal Antonio Delgado.

En los barrancos de Candelaria se acumulan basura, vegetación y materiales diversos. En algunos casos, la concentración de este tipo de depósitos llega hasta su desembocadura.

Sí se puede se ha hecho eco del malestar de sectores de la ciudadanía de Candelaria respecto a la situación de los cauces de los barrancos en el municipio mediante la presentación de una pregunta escrita en el pleno de septiembre pasado en la que pide el detalle de la planificación de las actuaciones de la corporación en este sentido. El gobierno municipal tiene un mes de plazo para responderla en el pleno de octubre. 

“La importancia del otoño para realizar labores de limpieza, desescombro y mantenimiento de los barrancos es esencial, con el fin de dejar los cauces preparados para que cumplan su función natural: el desagüe de las aguas de la lluvia, por eso presentamos la pregunta en el pleno el pasado 24 de septiembre. En estos días, llegamos al primer aviso de posibles inundaciones, en el sur de Tenerife especialmente, por la declaración de un estado de alerta, y los barrancos de Candelaria siguen sucios y repletos de maleza y basura. Hace dos semanas pedíamos información al gobierno municipal sobre la planificación de estos trabajos tan necesarios; ahora, además, exigimos el cumplimiento de estas labores cuanto antes, especialmente en aquellos que están insertos en la trama urbana y en los asentamientos rurales”, señala Delgado. 

A juicio de Sí se puede, “es imprescindible que no se obstaculice la escorrentía de las aguas de la lluvia, lo que podría causar males evitables. De todas y todos son conocidos los percances como consecuencia del abandono del mantenimiento de los barrancos por las precipitaciones y ante la amenaza de inundaciones; no solo se trata de un asunto medioambiental, también lo es de seguridad”, enfatiza el concejal.