Buscar
11:02h. lunes, 30 de noviembre de 2020

Mumes revela, con un debate, el apoyo español a la superación de la crisis de la cultura en África, agravada por la pandemia

El Festival de Músicas Mestizas y +, Mumes, arrancaba el pasado viernes, en su decimoséptima edición, con el elogio del reconocido periodista grancanario, afincado en Dakar, José Naranjo, que valoró la capacidad del festival para “continuar contribuyendo en la construcción de una Canarias que sueña con ser puente entre diferentes culturas y continentes, a pesar de las circunstancias.” 

El encuentro ResiliArt, respaldado por la UNESCO, reunió `online´ a diplomáticos y artistas del continente africano
El encuentro ResiliArt, respaldado por la UNESCO, reunió `online´ a diplomáticos y artistas del continente africano

La consejera delegada de Acción Exterior del Cabildo de Tenerife, Liskel Álvarez, abrió el debate propiciado por Mumes bajo el título La cultura en África en la era Covid, subrayando su intención “por situar a la cultura en el primer plano, resaltando su importancia como nexo de unión entre diferentes pueblos y sociedades”, y alabando esta iniciativa “que este año, pese a las dificultades, ha sabido adaptarse a las circunstancias sin perder valor, sino todo lo contrario, reforzando un festival que está creando opinión y consolidando su espacio de encuentro y diálogo entre las voces más vulnerables del mundo, aunque confío plenamente en la capacidad de resiliencia de África para salvar airosamente este escollo de la pandemia de la covid19”. 

Posible Vis a Vis 2021 en Nairobi

Durante el streaming, seguido por usuarios de todo el planeta, los diferentes ponentes hicieron su reflexión, ante la situación actual de la pandemia, explorando posibilidades para mantener despierto el arte y la cultura en los diferentes rincones del continente. Juan Jaime Martínez, Jefe del área de Cultura y Educación de Casa África recordó las dificultades con las que se encontraban en un principio, para poder contactar directamente con artistas africanos, siempre a través de intermediarios, por lo que, en su momento, impulsaron el proyecto Vis a Vis, que nació para apoyar la industria musical de África y dar cabida a la música africana en los festivales de España. 

Tal y como aseguró Juan Jaime Martínez, “hacemos de trampolín o puente para que el talento africano llegue a Europa a través de nuestro país. Este año, lamentablemente tuvimos que cancelar el proyecto a pesar de la gran acogida que estaba teniendo, pero ya estamos trabajando en la siguiente edición que esperamos pueda llevarse a cabo, en Nairobi [Kenia] en marzo de 2021”. Una iniciativa que ya cuenta con un planteamiento vía online, para que la celebración no se vea afectada si la situación no mejora.

Hola Bamako! esquivó la covid

En cambio, Margarita Boo, segunda jefatura de embajada en Mali y Burkina Fasso, explicó que, a pesar del hándicap de la situación sanitaria y el escenario de inseguridad por el que atraviesa este país de África occidental, debido al terrorismo y un reciente golpe de estado, el festival Hola Bamako! [organizado por la embajada de España en Mali], pudo celebrarse entre el 12 y el 17 de octubre pasado. Una experiencia que destacó como “probablemente su mejor edición”. “Fue muy emocionante”, añadió, “y hasta incluso pudimos traer un grupo de flamenco español integrado únicamente por mujeres, Las Migas, que generó una sinergia de culturas maravillosa”, asegurando que “nuestro festival ha supuesto un aliciente para otros eventos musicales del país que estaban dubitativos, Mali es ritmo y música y hemos conseguido que continúe siendo así, nuestra idea es demostrar que es posible desarrollar una cultura segura que dé impulso a los músicos malienses”. 

Un análisis en el que también participó Néstor Nongo, director del Instituto Cervantes en Dakar [Senegal], que confirmó la buena acogida que ha tenido la institución en el país. “El mero hecho de que el liceo Cervantes esté aquí significa un gran apoyo a la presencia de la cultura española y al intercambio cultural con África. Llegamos a Dakar y a África en general con mucha fuerza”, dijo. Una ponencia que acompañaba de varios adelantos, uno de ellos la intención de ampliar la presencia en África subsahariana, que comenzará con una sede en Costa de Marfil y la ilusión por conseguir que la Tribuna del Hispanismo [prestigiosa cumbre de estudios de la cultura hispánica] salga por primera vez de España, para celebrarse en Senegal del 28 al 30 de noviembre y el 1 y 2 de diciembre de este año, una apuesta más por el idioma español como vehículo de intercambio cultural. 

Un contratiempo económico y emocional

Por su parte, la artista guineana, Nélida Karr, se mostró contundente al asegurar que “a los artistas el covid nos ha afectado tanto emocional como económicamente. Actuar sin el calor y el amor del público es muy difícil, es una sensación que no conseguimos de forma online, pero la cultura siempre busca un camino y se adapta a cualquier circunstancia”.  En su caso, se ha visto obligada a cerrar su escuela de música para niños durante más de ocho meses, “con la dificultad que supone para mis alumnos que no cuentan con instrumentos en casa y no han podido tocar durante todo este tiempo, pero ya pronto 

podremos abrir de nuevo y seguiremos luchando por mantener la cultura”. Además, Nélida ha manifestado que en su país “las conexiones no están al alcance de todos y no son buenas”, lo que dificulta esta transformación cultural hacia lo digital.

Giras internacionales suspendidas 

Opiniones compartidas por los diferentes artistas que participaron en el debate a través de píldoras de vídeo, en las que explicaban su adaptación a la pandemia, como Toto St, de Angola, la banda Fra!, de Acra [Ghana] y el bailarín y coreógrafo de Etopía, Melaku Belay, participantes en ediciones anteriores del Festival de Músicas Mestizas, MUMES, a través de programa Vis a Vis, que han tenido que cancelar todas sus actividades con giras por diferentes países. 

El debate, enmarcado en la programación de la decimoséptima edición del Festival de Músicas Mestizas y + Mumes 2020, cuenta con el apoyo del Patronato de Cultura del Ayuntamiento de Arona, Gobierno de Canarias [Canarias Cultura en Red], Cabildo Insular de Tenerife [Área de Acción Exterior] y la Fundación CajaCanarias, así como con la colaboración de Casa África,  Centro Cultural de España en Malabo y movimiento ResiliArt de la UNESCO.