Buscar
06:16h. martes, 24 de noviembre de 2020

La Policía Nacional amenaza con multar a un vecino por hacer una compra de 'solo' 20 euros

Un agente de la Policía Nacional reprendió hoy a un vecino de Los Cristianos por salir de su casa para hacer una compra de solo 20 euros que solamente ocupaba una bolsa y, además, amenazó con multarlo si vuelve a pillarlo con una compra tan pequeña.

Este vecino fue parado durante la mañana de este lunes a la entrada de Los Cristianos, en un control integrado por agentes del Cuerpo Nacional de Policía y de la Policía Local de Arona. Y, según ha relatado a Sol del Sur, aún no ha salido de su asombro. "Estoy entre asombrado, enfadado y preocupado con la advertencia policial de esta mañana", indica.

Incide en que le resulta "inquietante" que los policías "se permitan actuar de una manera tan arbitraria, permitiéndose no solo reprender, sino además amenazar con multar a alguien que no ha incumplido ninguna norma". Remarca que por razones laborales está puesto en gran parte de las abundantes normas que se aprueban casi a diario, "y no hay ninguna que imponga un gasto mínimo en alimentación". Y matiza que las campañas que se están haciendo desde el Gobierno central y comunidades autónomas "insisten en que debemos comprar de manera eficiente, sin gastar a lo loco, imponiendo alimentos saludables".

Explica que antes de Semana Santa hizo compra abundante para llenar la despensa y la nevera, "y hoy lo que nos faltaba en casa eran sobre todo productos perecederos de consumo diario, tipo pan, embutido, lechuga y tomates, además de algo de pasta y arroz". "Unas veces gasto más y otras menos, depende, pero se ve que el policía que me paró hoy quiere imponer que gaste siempre mucho, o al menos, que mi compra siempre abulte mucho".

Aunque en su casa se ha notado el aumento de gasto en alimentación durante las semanas de confinamiento, añade, "estamos intentando comprar con cabeza, sin derrochar, y a la vez aplicando criterios saludables". El único que hace la compra en su familia de tres miembros (un matrimonio y una hija) durante el estado de alarma es él, y sale a la calle para ese cometido una media de dos veces a la semana, "siempre guardando todas las medidas de prevención posibles para intentar no contagiarme de coronavirus ni llevar el bicho a casa".

Y se pregunta en qué piensan agentes como el de esta mañana. Porque podría gastar 100 euros en papel higiénico, que abultaría muchísimo, y así cumpliría los requisitos de cuantía y bulto que me han intentado imponer desde el CNP, aunque en realidad me estaría poniendo en riesgo para una compra absurda, argumenta. En cambio, no valdría que gastara la misma cantidad de dinero en marisco o caviar, porque eso abultaría muy poco.

En cualquier caso, estima que "es importante que los cuerpos policiales no saquen el pie del tiesto, que se limiten a ejercer sus funciones, que son bastantes, y dejen de meterse donde no pintan nada, en base a criterios subjetivos que ningún organismo ni norma les ha atribuido".

Y lamenta que a partir de ahora, se sentirá inseguro si no vuelve a casa cargado de bolsas de compra, "pues solo me falta que me pare el mismo policía, o otro como él, y me vea con abogados y juicios para hacer valer mi derecho a comprar sólo lo que me haga falta".

Aunque expresa su convencimiento de que si se diera el caso, "sé que reclamando esa hipotética sanción, me darían la razón y no tendría que pagar nada" y anima a cualquiera que se haya podido ver en su misma situación "a defender sus derechos". "Por suerte, en este país seguimos viviendo en una democracia, no en un estado policial", concluye.