Buscar
11:19h. Lunes, 22 de julio de 2019

Este es el segundo caso de este tipo que se da en España. El primero ocurrió en Canarias en el año 2016

La clínica de fecundación a la que acudió se confundió de semen y sus gemelos no son hijos del padre

La pareja descubrió tras una análisis de sangre que los gemelos de dos años no eran hijos de su padre porque la clínica de fecundación 'in vitro' inseminó a la madre con el semen de otro hombre. Ahora existe la duda de si el semen del padre pudo haberse utilizado con otra pareja.

Una pareja descubre que la clínica de fecundación a la que acudió se confundió de semen y sus gemelos no son hijos del padre
Una pareja descubre que la clínica de fecundación a la que acudió se confundió de semen y sus gemelos no son hijos del padre

Una pareja que recurrió a la fecundación 'in vitro' ha descubierto que sus gemelos, de algo más de dos años, son de otro hombre. Todo apunta a que la clínica donde se llevó a cabo la fecundación se equivocó en el proceso y ahora ha sido condenada.

El matrimonio tenía problemas para tener hijos, por lo que acudió a una clínica especializada en Bilbao.

La mujer logró quedarse embarazada y un año después del nacimiento de los gemelos, en un análisis de sangre rutinario descubrieron que los gemelos no podían ser hijos del padre.

El abogado de la familia, Carlos Gómez Menchaca, cuenta que "la pediatra de los niños se dio cuenta de que era incompatible el grupo sanguíneo de esos niños con el padre". Fue entonces cuando la alegría del primer año se transformó en incredulidad al descubrir el error.

"Es una pareja joven y quieren con locura a sus hijos pero como es comprensible el momento de sorpresa fue tremendo, no daban crédito a lo que estaba sucediendo", cuenta el abogado de la pareja.

Un laboratorio confirmó las sospechas de que la mujer fue fecundada con un espermatozoide de un desconocido, por lo que la familia decidió llevar a la aseguradora a los tribunales.

La aseguradora de la clínica ha sido condenada a indemnizar a la pareja con 230.000 euros por un fallo en la custodia y por daños y perjuicios aunque el padre no ha renunciado a la paternidad.

Ahora existe la duda de si el semen del padre pudo haberse utilizado con otra pareja: "Todo indica que hay otro padre en una situación parecida y que desconocemos su identidad", explica el letrado.