Buscar
21:58h. miércoles, 12 de agosto de 2020

El Gobierno de Canarias refuerza las medidas de protección de la especie endémica piña de mar

La Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias ha reforzado las medidas de protección para la piña de mar, o Atractylis preauxiana, en el municipio de Telde. Se trata de uno de los principales reductos en Gran Canaria de esta especie vegetal clasificada como en peligro de extinción, tanto en el catálogo canario como nacional. 

Los trabajos se centran en el municipio de Telde y tienen como objetivo garantizar la supervivencia de esta especie, en peligro de extinción a nivel autonómico y nacional
Los trabajos se centran en el municipio de Telde y tienen como objetivo garantizar la supervivencia de esta especie, en peligro de extinción a nivel autonómico y nacional

El consejero autonómico responsable del Área, José Antonio Valbuena, aclaró que esta actuación ha consistido, principalmente, en la ejecución de nuevos sistemas de vallado, la adecuación de cercados y la instalación de carteles informativos para la población de la zona. En este sentido, Valbuena señaló que las intervenciones se incluyen dentro del Programa de Seguimiento de Poblaciones de Especies Amenazadas (SEGA). 

Del mismo modo, el consejero ha destacado la colaboración del Ayuntamiento de Telde y ha pedido a la ciudadanía su colaboración para garantizar el cuidado y la protección de estos ejemplares vegetales, que son endémicos de las costas del este de Tenerife y Gran Canaria. Se trata de una especie escasa, si bien es algo más frecuente en Gran Canaria, donde se encuentran sus mejores poblaciones.

Estos trabajos han tenido un coste total de 18.054 euros y han sido financiados a través del programa operativo de la región de Canarias para la aplicación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (PO FEDER CANARIAS 2014-2020).

El proyecto de refuerzo de medidas de protección para este tipo de especies vegetales amenazadas contempla futuras actuaciones con especies como el Pericallis hadrosoma, el Gonospermum oshanahanii o la Sideritis amagroi, que presentan un estado de conservación bastante crítico en varios puntos de Canarias.