Buscar
14:06h. martes, 29 de septiembre de 2020

Nacen varias crías de chucho en el acuario de Loro Parque

El acuario de Loro Parque ha visto nacer recientemente a tres crías de chucho (Hypanus americanus), lo que evidencia el estado de bienestar de los animales que habitan en sus instalaciones.

A pesar de encontrarse cerrado al público, el Parque ha seguido siendo testigo de numerosos nacimientos 
que evidencian el estado de bienestar en que se encuentran los animales en sus instalaciones
A pesar de encontrarse cerrado al público, el Parque ha seguido siendo testigo de numerosos nacimientos que evidencian el estado de bienestar en que se encuentran los animales en sus instalaciones

A pesar de continuar cerrado al público debido a la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19, la vida ha continuado con normalidad dentro del zoológico portuense, que ha dado la bienvenida en este período a nuevos ejemplares de diferentes especies. 

Esta raya es vivípara, por lo que, tras la fecundación interna, los embriones se desarrollan dentro de las madres, que los nutren hasta que están listos para nacer. “Aunque el Parque esté cerrado, la naturaleza se hace camino y los ciclos reproductivos siguen adelante”, asegura Ester Alonso, conservadora de peces e invertebrados de Loro Parque. Además, el hecho de que se reproduzcan implica que los animales están cómodos y que su sistema inmunológico es lo suficientemente fuerte.

Una curiosidad de las Hypanus americanus es que tienen la parte dorsal oscura para confundirse con la opacidad del mar y el vientre de color blanco para deslumbrar a sus depredadores con el sol, una gran estrategia de mimetización si tienen que nadar. 

Las crías evolucionan favorablemente en la cuarentena, donde se encuentran retiradas para evitar interacciones con cualquier otra de las especies con las que conviven en las instalaciones de exhibición, o incluso con otros ejemplares de mayor tamaño. Al tratarse de peces, y no mamíferos, las madres no tienen instinto de protección e incluso ellas podrían confundirlas con una posible presa para alimentarse. Una vez reabierto el Parque, los nuevos miembros de la familia podrán ser visitados en la instalación de los pingüinos de Humboldt, en Planet Penguin.

Con este nuevo nacimiento, Loro Parque afianza su compromiso con la protección y conservación de los animales, demostrando el éxito de su sistema de cría dentro de una filosofía que lo ha convertido en una auténtica embajada de los animales salvajes.