Buscar
06:26h. sábado, 26 de septiembre de 2020

El proyecto Post-LIFE capturó 1.087 ejemplares de culebra real en Gran Canaria durante 2019

El proyecto Post-LIFE, cofinanciado por la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias y por el Cabildo de Gran Canaria, llevó a cabo 1.087 capturas de ejemplares de culebra real en Gran Canaria durante el pasado año 2019.
Valbuena, destaca la importancia de esta labor de control y subraya el papel de la participación ciudadana, que contribuye a casi el 50% de las capturas
Valbuena, destaca la importancia de esta labor de control y subraya el papel de la participación ciudadana, que contribuye a casi el 50% de las capturas

La iniciativa, que estrenará nueva imagen con el hashtag #StopCulebraReal, ha aumentado en 2019 el número de capturas en los núcleos secundarios de hábitat de esta serpiente respecto al pasado año, gracias al incremento del número de trabajadores en 2019, que ha permitido contar con cuadrillas específicas para cada zona. 

En concreto, en el mes de junio se procedió a la incorporación de 18 operarios al equipo de trabajo de la empresa pública Gesplan, financiado por el Gobierno de Canarias, que se unieron a los dos técnicos de ayuda a la producción que permanecen activos durante todo el año.

Respecto al presente año, a 30 de marzo se han capturado un total de 130 ejemplares de culebra real de California, lo que supone un incremento del 47% sobre el segundo año con mayor número de capturas en el primer trimestre del año (2013).

El consejero del área, José Antonio Valbuena, subraya la importancia de este trabajo para “mantener el control sobre esta especie invasora y evitar los daños al ecosistema autóctono de la isla”. Asimismo, destaca el papel de la participación ciudadana a la hora de avisar de la presencia de este animal, pues señala que “en 2019, las capturas realizadas gracias a la intervención de los ciudadanos significaron casi el 50% del total, estando al mismo nivel que las capturas mediante el uso de trampas y por captura directa”.

“En el caso de encontrar una culebra real de California, aunque no es venenosa, es recomendable no manipularla con las manos y mantenerla localizada o inmovilizada, si es posible, hasta la llegada del equipo de trabajo del programa de control”, recuerda Valbuena. 

La culebra real de California fue detectada por primera vez en Gran Canaria en el año 1998, y en 2007 se confirmó su naturalización y reproducción en el este de la isla. El origen de su introducción y dispersión a nivel insular se atribuye a la suelta o escape masivo de ejemplares mantenido en cautividad como mascota. 

Esta especie se incluye en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras, por lo que está prohibida su posesión, transporte, tráfico y comercio (interior y exterior) de ejemplares vivos, de sus restos o propágulos que pudieran sobrevivir o reproducirse.