Buscar
19:33h. martes, 26 de mayo de 2020

El CD Tenerife remonta al Osasuna un encuentro que perdía 0-2

Nueva entrega de historia la protagonizada por el CD Tenerife que remontó un encuentro en el que iba cayendo por 0-2 al descanso y fue capaz de darle la vuelta a un partido ante el líder Osasuna que se quedó sin fuerza en la recta final del encuentro y se marchó de vacío del recinto deportivo de la calle San Sebastián.

José Luis Oltra celebra con sus jugadores la remontada que le salva, de momento. Foto Santiago Ferrero
José Luis Oltra celebra con sus jugadores la remontada que le salva, de momento. Foto Santiago Ferrero

El partido empezó con mucha actividad. En una falta botada por la derecha, fue Luís Perea el que no acertó a rematar con eficiencia en el minuto seis de partido. A pesar de la buena puesta en escena blanquiazul era el líder de la categoría el que había tenido la primera ocasión de gol del encuentro.

La réplica la tuvo el Tenerife en el doce de la primera. Un servicio de Borja Lasso a Coniglio fue cruzado por el ariete argentino para que el balón se marchara lamiendo el palo derecho de la meta de Sergio tras tocar en un defensor. Un buen movimiento que se quedó sin el premio del gol.

ESTADIO HELIODORO RODRÍGUEZ LÓPEZ.
PARTIDO TENERIFE-OSASUNS.
EN LA IMAGEN, NACHO VIDAL Y MONTAÑÉZ EN ACCIÓN.
/SANTIAGO FERRERO

Pero Osasuna terminó llevándose el premio del gol. En el veintiséis de partido, un contragolpe del conjunto navarro terminó siendo rematado por Rober Ibáñez que a placer batió a Dani Hernández. Acción en la que Alberto había ganado el balón y que vio como dos rivales le dejaban sin el esférico para hacer la jugada que adelantaba al conjunto pamplonica en el electrónico.

Sin tener tiempo para encajar el mazazo llegó el segundo del cuadro visitante con Alberto de nuevo como protagonista. El central vio como le ganaban la espalda y fue Brandon el que con temple y cruzando el cuero bate a Dani Hernández. El Tenerife naufragaba en facetas defensivas mientras que la afición se desesperaba con dos goles encajados en tres minutos.

ESTADIO HELIODORO RODRÍGUEZ LÓPEZ.
PARTIDO TENERIFE-OSASUNS.
EN LA IMAGEN, OLTRA HACE UN GESTO LUEGO DE UNA ACCIÓN.

La tarea se complicaba para un Tenerife que en tres minutos había cometido dos errores de órdago aunque los locales lo intentaron. Primero con una acción de Undabarrena que ensayó desde la frontal tras dejada de Borja Lasso con intención pero sin acierto, a la derecha de Rubén.

Pero el Tenerife estaba muy tocado y le costaba mucho frenar a un rival que cada vez buscaba con más ahinco la meta de Dani. Una falta de Mauro Do Santos fue ejecutada por Roberto Torres en el vértice izquierdo del ataque navarro que se marchó fuera. En la acción de la falta pudo ver la segunda amarilla el central blanquiazul que acusaba la falta de actividad. El descanso era lo mejor para un Tenerife que era poco rival para el líder de la categoría que mostraba su calidad futbolística. Mucho castigo para lo visto sobre el verde.

Empezó Osasuna con intenciones de certificar la victoria con una acción de Brandon en la que remató tras recibir desde la izquierda aunque su intento fue atajado por Dani Hernández. Los visitantes manejaban el partido a placer ante un Tenerife impotente y carente de ideas. La banda izquierda navarra era un filón para Osasuna y Rober Ibáñez lo intentó tras un nuevo servicio de Fran Mérida. David García tuvo la tercera en apenas ocho minutos y el Tenerife seguía en estado de descomposición.

Y cuando se mascaba cada vez más la tragedia llegó el primer tanto local. Un servicio de Luís Pérez desde la banda derecha fue colocado hacia la posición de Coniglio que vio cómo su defensor se adelantaba aunque Unai García no acertó a despejar con su cabezazo e introdujo el balón en su portería. Había tiempo y esperanza para la resurrección blanquiazul.

Osasuna quería meterse de nuevo en el partido y le costaba aunque en el sesenta y cinco de partido pudo hacer el tercero aunque le faltó acierto a Nacho Vidal en su disparo que se fue a la derecha de la meta de Dani Hernández.

Y cuando se mascaba la tragedia y se pensaba que el equipo local volvería a quedarse sin puntos, el Tenerife volvió a a hacer la hombrada. A doce minutos del final una acción de Malbasic quien había recibido de Naranjo, terminó en pase para la posición de Isma López quien solo tuvo que empujar el balón al fondo de la portería. Era el milagro hecho realidad ante el delirio de la afición.

Pero la fiesta no iba a terminar aquí. A seis minutos para el final, un control de Naranjo que se coló dentro del área por la izquierda valió para que éste cediera nuevamente al hombre del encuentro. Isma López volvía a marcar de zurdazo seco y el Rodríguez López estallaba de alegría. La remontada era una realidad y el Tenerife volvía a sonreír tras verse con el agua al cuello.

Por mucho que lo busco, Osasuna no tuvo forma de lograr botín en forma de puntos y el Tenerife se quedaba con tres puntos vitales para sus aspiraciones de mantener la categoría.