Buscar
14:08h. jueves, 03 de diciembre de 2020

FEPECO advierte que la Administración está parando la construcción e impide la creación de empleo

Oscar Izquierdo presidente de FEPECO dice que la situación es insostenible. Las empresas quieren trabajar y mantener la actividad, pero la tardanza en la concesión de licencias de obras, por parte de las oficinas técnicas municipales y las gerencias de urbanismo, está provocando un parón, que pone en riesgo la supervivencia del tejido empresarial y la reactivación tan deseada.

Oscar Izquierdo: La concesión de licencias de obras se eterniza sin resolución, poniendo en peligro la resistencia de las empresas y la creación de empleo
Oscar Izquierdo: La concesión de licencias de obras se eterniza sin resolución, poniendo en peligro la resistencia de las empresas y la creación de empleo

La propia administración incumple sistemáticamente los plazos resolutorios que ella misma se impone, dando mal ejemplo y dificultando una recuperación económica, ahora más que nunca imprescindible a través del sector, el único con potencialidad de hacerlo. Ya en el mes de septiembre, hemos observado un retroceso en la recuperación del empleo, como consecuencia de que muchas empresas están pendientes de la obtención de las licencias para comenzar las obras y si no la consiguen rápidamente, tendrán que parar y despedir al personal. 

La demora en la concesión de licencia de obras obstaculiza los planes de promotores, constructores, arquitectos, aparejadores, ingenieros o clientes particulares. Tiene una repercusión en el incremento de los precios de los nuevos inmuebles, porque a partir de los nueve meses de retraso en la concesión de una licencia, el precio de la vivienda empieza a encarecerse.  El impacto puede llegar a ser de más de 5.000 euros por inmuebleYa que produce un incremento de los costes a causa del pago de los intereses del préstamo y del retraso en la venta de las viviendas. Además, como consecuencia, la oferta de inmuebles empieza a escasear. Este incremento se traslada al precio final de la vivienda repercutiendo en el comprador finalque es perjudicado por la inacción de la administración pública.

La dejación de los poderes públicos ante este problema viejo y a la vez actual, al que reconocen como cierto, pero que no hacen nada para resolverlo, puede provocar un aumento del desempleo alarmante. No puede pasar lo mismo que con los PCR en aeropuertos y puertos, que se habla mucho pero no se toman las decisiones oportunas en tiempo y forma. Ante situaciones extraordinarias hay que asumir resoluciones operativas, porque el tiempo no se puede perder en promesas, propuestas a largo plazo o buenas intenciones. No podemos esperar, porque es ahora cuando hay que trabajar y crear empleo. Gobernar significa hacer, más que decir, pues que se apliquen a dotar a esas oficinas técnicas y gerencias, del personal técnico suficiente e informatización oportuna, para sacar las licencias de obras en los plazos que dice la normativa, 3 meses y no el promedio actual que supera los 18 meses y en algunos casos más de dos años. Además de acabar con la excesiva burocratización de todo el proceso. En la mayoría de los ayuntamientos la tramitación de las licencias no se ha digitalizado. Esta falta de innovación y de tecnología, junto a la falta de recursos y de personal, repercuten directamente en la nefasta gestión de los permisos.