Buscar
01:43h. martes, 24 de noviembre de 2020

FEPECO pide agilidad en la concesión de licencias urbanísticas

Oscar Izquierdo presidente de FEPECO señala que “todavía podríamos aumentar la producción de manera significativa y como consecuencia el empleo, si se descongestionaran las oficinas técnicas municipales y gerencias de urbanismo, a la hora de la concesión de las licencias de obras en tiempo y forma. 

Oscar Izquierdo presidente de FEPECO
Oscar Izquierdo presidente de FEPECO

Por mucha legislación o nueva normativa que se incorpore, con la buena intención de agilizar o simplificar los procedimientos, si después no se es capaz de aplicarla al caso concreto, al final todo sigue igual, que es lo mismo que peor. Por lo tanto, más que en legislar, la salida está en saber organizar los medios humanos con los que se cuentan e incorporar los que faltan.

Esto es lo difícil, el reto a conseguir. La queja unánime de los alcaldes y alcaldesas, con plena razón, es la carencia en sus ayuntamientos, del personal técnico imprescindible para sacar adelante todos los expedientes. En la mayoría de los casos, el plazo para otorgar la licencia de obras depende de la carga de trabajo y del número de efectivos que tenga el área de urbanismo municipal correspondiente.

La legislación señala 3 meses, pero la media de otorgamiento de licencias de obras en Canarias está sobre los 18 meses, llegando en algunos casos a sobrepasar los dos años. Situación insostenible, desde todo punto de vista. Además, también escasean los medios materiales, sobre todo, la plena digitalización, ya que, en muchos departamentos administrativos, no están operativos los sistemas informáticos adecuados.

No se trata de apostar por agrandar la administración, sería un error todavía peor, lo que hay que hacer es modernizarla digitalmente, distribuyendo e incorporando racionalmente los efectivos humanos de manera productiva, para que donde haya más necesidad se aumente proporcionalmente de acuerdo con la carga de trabajo a soportar. Cuanto mejor funcione la administración, más trabajo y empleo será capaz de producir la iniciativa privada, que es lo que se requiere ahora imperiosamente”.

Los datos de empleo y el mantenimiento productivo del tejido empresarial de la construcción manifiestan su potencialidad y ganas para ser locomotora de la actividad económica en estos momentos tan complicados. Actualmente en Canarias hay trabajando en el sector de manera directa 52.128 personas, con 24.815 en la provincia tinerfeña y 27.313 en la de Las Palmas.

A septiembre ya hay más empleo que en el mes de enero de este año, por lo que se ha producido una pronta recuperación, en forma de V, después de la bajada producida en los meses de marzo y abril, como consecuencia del confinamiento. Principalmente se han incrementado los autónomos y la tendencia es al mantenimiento regular del empleo existente en el Régimen General.

La diferencia interanual, 2019-2020, es sólo de un decrecimiento del 3%, por lo que estamos en un proceso de franca estabilización, que da seguridad para apostar por la construcción, como sector económico capaz de arrastrar a los demás. Las empresas del sector inscritas en la Seguridad Social en la provincia tinerfeña ascienden a 2.655 y en la provincia de Las Palmas a 2.733, lo que hace un total autonómico de 5.253, que significan un 9,1% del total de empresas en Canarias. En cuanto al consumo de cemento en julio y septiembre de 2020, hemos tenido los mejores datos desde octubre de 2019, con más de 21.000 Tm.