Buscar
05:46h. Domingo, 08 de diciembre de 2019

El impulso de La Palma tiene que ser obra de los empresarios

FEPECO y el Círculo de Empresarios de La Palma coinciden en que la isla necesita una economía a escala suficientemente establecida y desarrollada, para que sea sostenible, social y económicamente.

Oscar Izquierdo, solicita al Cabildo, menos autobombo y más dinamismo gestor, para ejecutar obras de equipamiento comunitario, infraestructuras y carreteras
Oscar Izquierdo, solicita al Cabildo, menos autobombo y más dinamismo gestor, para ejecutar obras de equipamiento comunitario, infraestructuras y carreteras

El palmero es emprendedor por naturaleza, lo ha demostrado en la propia isla y en el resto del archipiélago, así como en otros lugares, especialmente en Venezuela. Por lo que el problema del estancamiento que se está padeciendo, reflejado en la preocupante disminución poblacional residente y en su envejecimiento, con el éxodo masivo de los jóvenes, es consecuencia principalmente de la pachorra del Cabildo, que frena el impulso de políticas activas, para dinamizar la actividad económica, con decisiones gestoras cuestionables, un muro burocrático infranqueable, con una lentitud desesperante y la demonización o estrangulamiento de las iniciativas emprendedoras. Hace falta corresponsabilidad entre el Cabildo y los agentes económicos y menos dirigismo público, que se ha demostrado ineficaz.

Oscar Izquierdo presidente de FEPECO lo tiene claro: “para un crecimiento económico duradero en La Palma, se necesita cambiar el modelo productivo actual, basado en la subvención y el peso asfixiante de la administración pública insular, por uno más moderno y dinámico, cimentado en la iniciativa privada, a través del tejido empresarial local y de las inversiones foráneas, que actualmente no vienen, porque no encuentran seguridad jurídica, ni gestión pública eficiente o rápida”.

Los sectores económicos de la construcción, turismo y servicios tienen que liderar la iniciativa económica palmera. La implicación del Cabildo debería ser más operativa y no sólo mediática. Mas proactiva, ya que no se trata de esperar a que vengan los inversores, sino que hay que ir a buscarlos. Poner adjetivos al turismo, como el de las estrellas o medioambiental, no trae inversiones, ni el número suficiente de visitantes, que produciría una economía de escala, es decir, un sector turístico sin complejos. 

FEPECO y el Círculo, solicitan más audacia, con valentía, a los responsables públicos, para implementar las infraestructuras imprescindibles y estratégicas para un futuro desarrollo sostenible de La Palma. El corredor Los Llanos-Tijarafe-Las Tricias, cuenta con proyecto y en su día se dijo que iba a estar terminado en el año 2.003, 16 años después no hay nada. El enlace El Remo-La Zamora, es clave para el despegue turístico de la isla, no tiene ni proyecto, ni estudio de impacto ambiental, pero existe un acuerdo del Cabildo para su priorización y está recogido en el Plan Insular. Ampliación del Puerto de Tazacorte, con la construcción del abrigo de la segunda dársena. El Puerto con su marina deportiva, acuicultura, pesca artesanal, actividades complementarias como, restauración, comercio, turismo, suministros náuticos, barcos de charter, están creando actividad económica significativa en toda la comarca, que hay que potenciar.

Oscar Izquierdo insiste en que: “los empresarios queremos y pedimos al Cabildo, diálogo y consenso, verdadero y real, para participar activamente en el empuje que necesita la isla para crecer económica y socialmente. No se trata de imponer desde las administraciones, sino de proponer, para llegar a los acuerdos oportunos que faciliten políticas generadoras de actividad económica, que posibiliten riqueza social y creación de empleo”.