Buscar
20:10h. Domingo, 19 de Agosto de 2018

El Cabildo entrega nuevos certificados de adhesión a la marca colectiva ‘Pesca artesanal’

El Cabildo ha entregado esta semana nuevos certificados de la marca colectiva ‘Pesca artesanal’ a cuatro nuevos establecimientos del sur de la Isla, unos distintivos que permitirán a los consumidores diferenciar los productos pesqueros locales de los foráneos. 

 

Este distintivo, que ya poseen 20 establecimientos, permite 
al consumidor reconocer fácilmente el pescado que se captura en las islas
Este distintivo, que ya poseen 20 establecimientos, permite al consumidor reconocer fácilmente el pescado que se captura en las islas

El vicepresidente y consejero insular de Agricultura, Ganadería y Pesca, Jesús Morales, hizo entrega de los certificados correspondientes a la pescadería ‘Luisa’ y al Restaurante Rincón del Pescador, en  Los Cristianos, y a la lonja de Los Abrigos y Restaurante Los Abrigos, en el municipio de Granadilla de Abona, en este caso acompañado del alcalde, José Domingo Regalado, y de la concejala de Sector Primario y Comercio, Yanira González.

Según explica Morales, este distintivo garantiza al  consumidor “que se trata de un pescado capturado por profesionales del mar de Canarias, con artes de pesca legales y que cumple con la normativa relativa a las tallas mínimas y a especies protegidas para no esquilmar los recursos.”

Por su parte, el alcalde de Granadilla de Abona considera “una muy buena noticia” para el municipio y para el sector pesquero que la Lonja Pesquera de Los Abrigos y su puesto de primera venta se hayan adheridos a la marca ‘Pesca artesanal. “Es un paso más en la apuesta por la calidad y por la puesta en valor de una actividad y una profesión que siempre ha sido referente en este enclave costero de nuestro municipio”, argumenta el alcalde.

Yanira González explica que esto supone una marca más de calidad que pone en alza los valores que guían a la lonja: el fomento del producto local, el sector artesanal pesquero y un producto con todas las garantías de comercialización. “La lonja, después de casi un lustro de su puesta en marcha en junio, es un ejemplo a seguir en otros puntos de la Isla, con ventas que superan el millón de kilos de pescado fresco al año”. 

Marca colectiva

El Cabildo pretende que la marca colectiva incremente el valor añadido del pescado y el marisco que se captura en las islas y que ha pasado por el procedimiento de primera venta que legaliza los productos pesqueros.

Durante las dos campañas realizadas para la implantación de la marca colectiva ‘Pesca artesanal’, el Cabildo ha visitado 22 pescaderías, 45 restaurantes y 14 puntos de primera venta de pescado artesanal. “En la actualidad, la marca colectiva se ha implantado en un total de 20 establecimientos entre cofradías de pescadores, empresas de distribución y comercialización de pescado y restaurantes. Además, se han realizado gestiones con 46 nuevos establecimiento de los que 26 han mostrado su disposición para tramitar su adhesión a la marca colectiva”, indica el consejero insular.

Los objetivos principales que persigue la creación de esta marca colectiva son fomentar el consumo de pescado capturado por los profesionales del mar de Canarias; implementar un sistema de certificación que garantice la procedencia del producto fresco de proximidad; identificar los establecimientos de restauración que ofrecen productos pesqueros; reconocer el producto de calidad asociado a la proximidad y publicitar los restaurantes que ofrecen esta certificación.

La creación de este distintivo permite también incrementar la protección de los recursos naturales pesqueros del litoral tinerfeño porque se garantiza que no se comercialicen especies por debajo de su talla de primera maduración, lo que repercute positivamente en la conservación de estos recursos.

En Tenerife existen actualmente 10 cofradías de pescadores que agrupan a cerca de 500 profesionales del sector y 340 embarcaciones. La contribución de la pesca profesional al PIB de la Isla llega al 0,3 por ciento y la producción pesquera ronda los nueve millones de kilos. 

Destaca especialmente la pesquería de peces pelágicos costeros y oceánicos (túnidos, chicharros, caballas o sardinas), la pesca de recursos demersales (samas, sargos, bocinegros o cabrillas) y el marisqueo, básicamente camarones y pulpos.