Buscar
02:41h. sábado, 15 de agosto de 2020

CC en Granadilla "Regala" íntegramente los beneficios de la energía eólica al Cabildo

En el año 2016, la Dirección General de Industria recibió la autorización estatal de dos parques eólicos que se ubicarían en suelo granadillero, con el nombre de “La Roca” y “Arete”. Estaba previsto que el desarrollo de ambos parques fuera la consecuencia de la inversión de tres sujetos principales: la Sociedad del Polígono Industrial de Granadilla, el ITER y la empresa GRASUR, S.L., participada al cien por cien por el Ayuntamiento de Granadilla.

El PSOE ha solicitado que se constituya una Comisión de Investigación para dirimir responsabilidades en este asunto, así como la comparecencia del presidente del Cabildo Insular de Tenerife.
El PSOE ha solicitado que se constituya una Comisión de Investigación para dirimir responsabilidades en este asunto, así como la comparecencia del presidente del Cabildo Insular de Tenerife.

No obstante, y a pesar de contar con las autorizaciones necesarias para culminar dicha inversión, el gobierno de Regalado renunció a todos sus derechos sobre la misma. Esta renuncia, que se produjo el pasado mes de octubre de 2017, se formuló con la excusa de que los parques no iban a ser rentables porque no se ejecutarían antes de finales de 2018. No obstante, la realidad es que los molinos están funcionando desde el mes de diciembre del pasado año.

Según manifiesta Jennifer Miranda, concejala socialista y candidata a las municipales, “sabíamos que los parques serían rentables para Granadilla en cualquiera de los escenarios ya que en ese mismo sentido se pronuncian los informes técnicos del ITER y del Cabildo, los cuales contradicen el único informe que emana de la empresa pública municipal y que es redactado por un externo.

Lo hubieran sido, incluso, si no se hubieran ejecutado antes de finales de año. Sin embargo, el hecho de que estén en funcionamiento desde diciembre confirma el “regalo” de José Domingo Regalado a su jefe de filas, Carlos Alonso. Un “regalo” que hipoteca el futuro de los granadilleros haciendo perder a este municipio seis mil euros diarios durante los próximos 25 años, ya que el Ayuntamiento de Granadilla ostentaba la titularidad del 35 % de los beneficios”.

Refiere la edil socialista que “los hechos ocurridos arrojan sospechas muy fundadas acerca de la existencia de un acuerdo previo entre el presidente del Cabildo y el actual alcalde de Granadilla para que el Ayuntamiento se desentendiera de la energía eólica en nuestro municipio, renunciando a los beneficios potenciales en favor del ITER y del Cabildo.”

Según Miranda, “el hecho de que tanto el alcalde como el presidente del Cabildo pertenezcan a la misma formación política, que en este mimo mandato se produjera una moción de censura para que el regidor nacionalista alcanzara la alcaldía y que, poco después, se iniciara el procedimiento para “regalar” al Cabildo la energía y sus beneficios incrementa las probabilidades de al que exista ese acuerdo previo”.

Teniendo en cuenta el perjuicio para los intereses de Granadilla y el quebranto potencial para las arcas municipales, el Partido Socialista ha solicitado que se constituya una Comisión de Investigación para esclarecer los hechos. Consideran, así mismo, que es obligatoria la comparecencia del Presidente del Cabildo, Carlos Alonso, así como del director gerente del ITER y del propio alcalde nacionalista a los efectos de que expliquen los motivos por los cuales Granadilla ha perdido un beneficio potencial de sesenta millones de euros.