Buscar
09:04h. martes, 29 de septiembre de 2020

El Orgullo, más necesario que nunca

Hoy es el día internacional del orgullo LGTB, un día de celebración, pero también de reivindicación. Porque cuando hay todavía 70 países, donde ser gay o lesbiana es ilegal, incluso letal, cuando nacer en Occidente es un privilegio aunque sigas sufriendo homofobia día a día, cuando hay instituciones judiciales y eclesiásticas que se quedaron en el paleolítico en tu propio país, cuando pasa todo eso, no podemos darnos por satisfechos.

“Tenemos que luchar todos los días por nuestros derechos para que no nos roben el futuro a nosotros, y a los que vienen detrás.”
“Tenemos que luchar todos los días por nuestros derechos para que no nos roben el futuro a nosotros, y a los que vienen detrás.”

Siempre he considerado que la lucha del colectivo LGTB, primero, no puede ser la lucha solo del colectivo LGTB sino de toda la sociedad, y segundo, que esta lucha debe ser a nivel internacional porque si solo una parte de la población disfruta de esos derechos, ya no son derechos, son privilegios. Aún queda mucho camino que transitar hasta llegar a la igualdad real, hasta que los términos “hetero” o “gay” no sean ni necesarios, y lamentablemente, falta que pasen muchas generaciones más.

Lo cierto es que cuando asumí la responsabilidad de ser el secretario de LGTBIQ+ de Juventudes Socialistas de Canarias, no pensaba que aprendería tantas cosas de tan buenas personas, que son las que componen las asociaciones de lucha por los derechos LGTB, esas que son tan necesarias todavía por mucho que se empeñen ciertos tipos de “personas” que insisten en la idea cansina de “Si ya se pueden casar y tener hijos, no sé que más quieren”. Quieren, quizás, caminar de la mano sin miedo a que les den una paliza. Porque eso sigue pasando en nuestro país, y querer negarlo es querer vivir en un mundo paralelo.

Sobre todo los casos personales cuando he tenido que trabajar con estos colectivos son los que más te tocan el alma. Que un chico transexual sea expulsado de su casa por su padres por su condición, y se encuentre totalmente desamparado por las instituciones públicas. Que haya amigos de estas personas que se hayan suicidado (asesinados por sus abusadores, en mi opinión) por recibir acoso en el colegio, en el trabajo…Que si eres transexual, estés condenado a no encontrar trabajo en un 80% de los casos. Que los insultos sean lo mejor que te pueda pasar, y no pase de ahí. Todas estas cosas, y muchas más siguen pasando porque a pesar de tener la ley de nuestro lado (en comparación con otros países, porque creo que hay que seguir mejorando las leyes LGTB), tenemos que trabajar en la educación y la formación a una parte de la sociedad que no hemos sabido llegar.

Esta no es una batalla que se de un día al año, detrás de este día están los movimientos, las asociaciones que trabajan los 365 días del año. Están las personas que si ven que insultan a alguien por su condición, lo defienden. Están los que denuncian los delitos de odio. Están esas personas que no se callan ante las injusticias, esos verdaderos héroes  anónimos que tengo el placer de haber conocido. 

El Orgullo, es más necesario que nunca por todas estas razones, porque tenemos que luchar todos los días por nuestros derechos para que no nos roben el futuro a nosotros, y a los que vienen detrás. Porque eso de que dicen de que los derechos están siempre a una generación de perderse es muy cierto.

José Javier Santos Carpio, secretario general de Juventudes Socialistas de Granadilla de Abona, y secretario de política institucional y LGTBIQ+ de Juventudes Socialistas de Canarias.