Buscar
11:56h. martes, 20 de octubre de 2020

Anbessa, el niño que se convirtió en león

El largometraje, Anbessa, de unos 85 minutos de duración nos transporta a Adís Abeba, Etiopía, y nos enseña el poder de la imaginación en la infancia, a través de los ojos de un niño de 10 años, Asalif, que para luchar contra una situación injusta en la que se ha visto sumergido, imagina un mundo paralelo en el que él es el héroe más poderoso que conoce: el león. 

Mo Scarpelli dirige esta película que relata la historia de Asalif y su madre que luchan por crear una nueva vida
Mo Scarpelli dirige esta película que relata la historia de Asalif y su madre que luchan por crear una nueva vida

Esa realidad incierta que sueña y vive al mismo tiempo el pequeño Asalif se asemeja también a las que podemos vivir nosotros en una sociedad más desarrollada, según Scarpelli, que asegura que “muchas veces seguimos lo que la sociedad nos dicta y nos olvidamos de lo que nos hace realmente feliz. A veces hacer y pensar diferente no significa que estemos locos, sino que necesitamos esa otra realidad creada”. 

Así es cómo Asalif era capaz de evadirse de un mundo cruel y que había sido injusto con él desde muy temprana edad, y cómo superaba sus miedos, “él se acercaba muy a menudo a las hienas del poblado para escucharlas, y poco a poco se acercaba cada vez más ahuyentado sus miedos, con esa imaginación que le caracterizaba”, nos cuenta la directora italoamericana. 

Objetivo

Mo Scarpelli, que dirige por primera vez en solitario un largometraje, tiene el deseo de que los espectadores sientan algo parecido a lo que sintió ella al grabarlo: “empatía por Asalif y su madre porque esta situación es injusta y les causó mucho caos para los habitantes de esa zona, ya que ese lugar no era solo donde vivían, sino donde conseguían la comida y cultivaban su cultura”. Ella misma destaca que esa ha sido siempre la intención del documental, y que han descubierto que “tanto niños como adultos se emocionan profundamente cuando ven la película”. 

Para su directora, Anbessa no acaba aquí, de hecho sigue en contacto continuo con Asalif y su familia y les ayudó económicamente a asentarse en un nuevo hogar de alquiler. 

La película participa en el Concurso Internacional de Largometraje de MiradasDoc 2020.