Buscar
22:16h. Viernes, 21 de Septiembre de 2018

El Lucas recorrerá este viernes las calles del casco isorano

Los colectivos juveniles de Guía de Isora han desarrollado a lo largo de las últimas semanas el proyecto EnluK2.018. Se trata de una tradición que dejó de celebrarse en 2009 y que se retomó en 2016 gracias al impulso de los organizadores, de la concejalía de Juventud y de las empresas del municipio.

 

El 16 de marzo desfilará el equivalente isorano a la sardina. La tradición, iniciada en 1793 para denunciar la doble moral del párroco de la época, vuelve a la calle gracias a los jóvenes del municipio
El 16 de marzo desfilará el equivalente isorano a la sardina. La tradición, iniciada en 1793 para denunciar la doble moral del párroco de la época, vuelve a la calle gracias a los jóvenes del municipio

A esta nueva edición de ‘El Lucas’ se han sumado los espacios jóvenes de Chío, Vera de Erques, Chiguergue, Alcalá, Tejina, elaborando sus propias representaciones del muñeco con materiales reciclados. Los seleccionados desfilarán junto al muñeco ganador, el centro de Creación de Playa San Juan, que será quemado este viernes.

El pasacalles tendrá lugar entre las 20.00 y las 21.00 horas desde la plaza del Centro Cultural del casco isorano. El acto concluirá con el Baile y Concurso, por lo que se invita a los asistentes a disfrazarse de viudas o de “El Lucas”. Amenizará la velada el grupo de folklore municipal Sámara.

La Concejalía de Juventud de Guía de Isora ha puesto en marcha este proyecto que “no sería posible sin la implicación de los colectivos juveniles”, según afirma el concejal del área, José Rivero. “A pesar de las dificultades económicas con las que nos hemos encontrado, estos chicos y chicas lo han hecho posible con su empeño y con la colaboración de algunas empresas del municipio. Entre todos han logrado que esta tradición no caiga en el olvido”, añadió Rivero.

HISTORIA DE “EL LUCAS”

Los escritos del historiador José María Mesa Martín, señalan que “El Lucas” es un muñeco de trapo que representa la figura de José Ferrera, párroco que se instaló en Guía de Isora en 1762 y que emprendió una lucha para evitar la conducta inmoral que -a su entender- tenía la sociedad isorana del momento, especialmente durante los carnavales.

Según publica Mesa en su artículo “Guía de Isora, de sus Carnestolendas al Lucas: el romance del Lego de San Francisco”, el fraile don José Ferrera ejercía una doble moral que comenzó a ser criticada por los isoranos con la quema de una figura de trapo y paja, al que inicialmente se denominó “Fray Cuca”.

Esta tradición ha estado a punto de desaparecer varias veces a lo largo de la historia, pero incluso en el año 1940 cuando el Ministerio de la Gobernación prohibía los carnavales en todo el país, los isoranos lograron que El Lucas saliera a la calle acompañado de los cantos “Lu’ca fue y vino ayer” y “Fuego a Lu’ca”.