Buscar
22:03h. Domingo, 15 de diciembre de 2019

El Cabildo extrae 36 toneladas de piche de la costa protegida del Malpaís de Güímar

El Área de Gestión del Medio Natural y Seguridad del Cabildo Insular de Tenerife, que dirige la consejera Isabel García, retirará de la costa de la Reserva Natural Especial del Malpaís de Güímar más de 36 toneladas de piche solidificado, en unos trabajos que comenzaron en agosto y que están a punto de finalizar. El Cabildo ha destinado 164.510,48 euros a este trabajo de extracción y limpieza 

El litoral de esta Reserva Natural Especial ha sufrido, durante años, depósitos de hidrocarburos vertidos desde alta mar por algunas embarcaciones
El litoral de esta Reserva Natural Especial ha sufrido, durante años, depósitos de hidrocarburos vertidos desde alta mar por algunas embarcaciones

“Durante años, y como consecuencia de malas prácticas de algunas embarcaciones en alta mar, se ha ido depositando en la línea de costa una gran cantidad del denominado ‘piche’, tanto en forma de placas sobre las propias rocas, como formando ‘piedras’ de distintas dimensiones. Afortunadamente, en los últimos años estas prácticas han sido controladas y cada vez es menos habitual que lleguen a la costa restos de derivados del petróleo”, ha indicado la consejera Isabel García.

La titular del área de Gestión del Medio Natural, además ha añadido que “esta actuación mejorará enormemente el entorno del espacio protegido y devolverá a esta costa el valor de las coladas de lava que lo forman; a lo largo de mucho tiempo el piche acumulado convirtió algunos puntos de este enclave en auténticos depósitos, poco higiénicos y que afectan a la flora y la fauna, con esta extracción contribuimos a mejorar notablemente este paisaje”. “Debido a las mareas, y a la dificultad propia de esta costa los trabajos se han realizado de manera manual lo cual evidencia la complejidad de todo este proceso”, concluyó García.

El objeto principal del servicio, encomendado a la empresa Tragsa, y que se ha  desarrollado durante dos meses y medio, ha sido retirar parte de estos residuos del medio natural y gestionar su tratamiento mediante un gestor autorizado. Debido a las especiales características de los depósitos, a menudo integrados en las propias rocas y en zonas afectadas por la pleamar, los trabajos se han realizado de forma localizada y en ocasiones con medios manuales a fin de alterar lo menos posible el sustrato propio del litoral.