Buscar
20:36h. Miércoles, 23 de Mayo de 2018

El CIT de Güímar promueve un encuentro entre radioaficionados de Italia, San Marino y Güímar

El pasado día 4 se dieron cita en Güímar miembros de los colectivos de radioaficionados del Valle de Güímar, Italia y San Marino,  pequeña República enclavada en los Apeninos, entre las regiones italianas de Emilia Romana y Las Marcas. Dicha cita tuvo lugar gracias al trabajo realizado desde el Centro de Iniciativas y Turismo de Güímar – CIT Güímar, en colaboración con la Unión de e Radioaficionados del Valle de Güímar y Sección URE Valle de Güímar, a los que puso en contacto con sus pares italianos y sanmarinenses a lo largo del mes de enero. 

El CIT promueve el encuentro entre colectivos de radioaficionados de Italia, San Marino y Güímar, que visitaron el Monumento al Radioaficionado ubicado en El Puertito de Güímar.
El CIT promueve el encuentro entre colectivos de radioaficionados de Italia, San Marino y Güímar, que visitaron el Monumento al Radioaficionado ubicado en El Puertito de Güímar.

 El encuentro finalizó en el Monumento al Radioaficionado de El Puertito, el único en el mundo de su tipo, y que constituye un reconocimiento para este colectivo cuya actividad tiene sus orígenes en la aparición de la tecnología del telégrafo y posteriormente, de la radio.

Los sanmarinenses obsequiaron al CIT con material turístico sobre la República de San Marino y la región histórica de la Emilia Romana. Asimismo, el Centro de Iniciativas de Güímar obsequió a los visitantes con dos réplicas artesanales del Guatimac, único ídolo guanche encontrado en 1885 el Barranco de Herques realizadas por la artesana Agael de origen Chimagero y varias postales con el monumento al radioaficionado original, que fue sustituido a principios de este siglo por el actual tras las obras de mejora del litoral de El Puertito.
 
Desde el CIT de Güímar se ha querido mostrar el compromiso con los colectivos sociales y culturales del Valle, así como su respeto al papel que éstos ocupan en la difusión de los valores culturales, de convivencia e intercambio que constituyen parte de la personalidad de nuestro pueblo.