Buscar
11:44h. Jueves, 19 de septiembre de 2019

La escultura ‘Al luchador’ se alza en el Mirador de La Marrera

Vecinos y vecinas del municipio asistían al acto de bendición de la escultura ‘Al luchador’, celebrado en la tarde de este lunes, 20 de mayo, en el Mirador de la Marrera, en Pájara.

 

La escultura ‘Al luchador’ se alza en el Mirador de La Marrera en Güímar
La escultura ‘Al luchador’ se alza en el Mirador de La Marrera en Güímar

En este emotivo encuentro, donde se rendía homenaje a los luchadores en la persona del difunto Felipe Díaz Delgado, conocido popularmente como El Chasna II, y tras la debida bendición por parte del cura-párroco Antonio Damián, intervenía en nombre de la familia su hermana Zeneida Díaz Delgado, estando también presente su madre Micaela Delgado Medina, y, con posterioridad, cerraba el acto la alcaldesa del Excmo. Ayuntamiento de Güímar, Carmen Luisa Castro Dorta.

En este acto se representaba así todo un homenaje a la lucha canaria que, «aparte de deporte, para esta comarca, así como municipio, también es sentimiento, afición y honradez, por lo tanto, componiéndose así dentro de nuestra humanidad, de nuestra vida» – tal y como decía el cura-párroco, Antonio Damián.

Tras el acto de bendición de la escultura, tomaba la palabra Zeneida Díaz, que enaltecía con sentimiento los valores y recursos de los que ostenta esta agradecida zona y «que tenemos impregnado en nuestros sentidos, a través de la piel, por el trabajo duro, la fatiga de la tierra, el sudor que cae sobre las tierras yermas y que siguen dando frutos gracias a la faena de sus campesinos y campesinas; a través del olfato, por su aire limpio, el olor a las hierbitas aromáticas, el café conversado; a través de la boca, por el potajito caliente y el gofio amasado con miel; con los ojos, viendo los senderos por descubrir, la mirada de amor de los abuelos, el cielo estrellado, puro… Con los oídos, a través de la Berlina, voces que se han convertido en el folclore de nuestro valioso tesoro; con el corazón, por el afecto profundo a nuestros mayores, el respeto, la sencillez, y la franqueza». 

Como exponía la misma, «cualquiera de ellas podría ser una manifestación digna de esta comarca…Una estatua que pueda definir lo que somos. Pero si algo puede reflejar el alma de esta tierra donde vivimos es la lucha. No solo como nuestro deporte autóctono, sino como el símbolo de la nobleza, la fuerza, el coraje, la humildad y el sacrificio, que identifica a las gentes de mi pueblo… luchadores y luchadoras que nunca se rindieron y que han dejado un legado de valores, de tradición y orgullosa historia». 

En el acto aprovechaba para recordar «a todos los luchadores y luchadoras que ya no se encuentran entre nosotros, pero que jamás olvidamos; así como para agradecer al Ayuntamiento de Güímar por haber pensado en Agache para esta imponente obra. Una obra de arte, sin lugar a dudas, que consideraron que no debía ser una simple escultura, como las de cualquier otro lugar, sino que tiene una identidad propia, un rostro conocido o familiar», siendo en esta ocasión la imagen del querido Felipe Díaz Delgado, el cual fallecía con apenas 22 años el 4 de agosto de 2001.

«Para nosotros ha sido una preciosa sorpresa que hayan pensado en mi hermano, por ser este uno de los pueblos donde luchó, pero, sobre todo, donde tenía a sus amigos, sus grandes amigos, donde creció, del cual amaba a su gente, y donde fue inmensamente feliz» - añadía.

Carmen Luisa Castro concluía el acto agradeciendo y felicitando encarecidamente a los que hacen posible que «nuestras tradiciones se mantengan, en esta ocasión, nuestro deporte vernáculo. Agache está llena de tesoros y uno de ellos es la lucha canaria, pretendiendo con este acto homenajear a esta comarca por el esfuerzo de tantos luchadores, así como sus familias, los/as niños/as, actualmente a través del C.L. Benchomo, que mantienen vivas nuestras tradiciones».