Buscar
00:26h. domingo, 25 de octubre de 2020

Sí se puede e Izquierda Unida Canaria lanzan su propuesta de coalición para transformar Güímar

La candidatura de Sí se puede e Izquierda Unida Canaria (IUC) para el Ayuntamiento de Güímar es una lista paritaria, formada por diez hombres y diez mujeres, que cuenta con tres personas independientes, además de siete integrantes de Sí se puede y diez de IUC. 

 

Una candidatura paritaria que incorpora independientes se propone sacar al municipio de su parálisis
Una candidatura paritaria que incorpora independientes se propone sacar al municipio de su parálisis

La candidatura, que lleva el nombre de ambas organizaciones, Sí se puede-Izquierda Unida, está encabezada por Ruyman Expósito, por parte de la organización ecosocialista, y Nayra Caraballero, por parte de IUC. Les siguen César Bethencourt (Sí se puede), María Isabel Dorta Díaz (independiente), Yáser Ibrahim Mejías (IUC) y Rosa Elena Lorenzo González (independiente). 

Rayco David Dorta (IUC), Ana Rodríguez de Vera (Sí se puede), Nauzet Cedrés (IUC), Carlos Javier González (Sí se puede), Teófila Acevedo (IUC), Elohim Fernández (Sí se puede), Elisa Perera (IUC), Ismael Darias (independiente), Elena Pérez, José Bernardo Coello (ambos, de IUC), María Lorenza Delgado y Alejandra Galilea Expósito (ambas, de Sí se puede), Joel Dorta Hernández y Josefa Mejías Rivas (ambos, de IUC) completan la propuesta de la coalición de izquierdas para transformar un municipio que perpetúa las mismas carencias que en 2015.. 

Ruyman Expósito destaca que “llegamos a las elecciones municipales en 2019 con los mismos problemas que señalábamos en 2015; no se ha encontrado solución a ninguno de ellos en estos últimos cuatro años, como el servicio público de recogida de residuos y los vertidos de aguas residuales sin depurar al mar a través de emisarios submarinos.

Lo mismo ocurre con los asuntos que el grupo municipal de Sí se puede ha señalado a lo largo de este mandato en el pleno. El gobierno del PP ha estado más centrado en las fiestas que a las necesidades reales de la ciudadanía y solo ha servido para lanzar ocurrencias innecesarias e inútiles”. 

Por su parte, a juicio de Nayra Caraballero “Güímar necesita que el Ayuntamiento impulse políticas acordes al estado de emergencia social en el que se encuentra el municipio, que padece de graves dificultades en servicios básicos, como la accesibilidad, un mínimo vital básico de agua o el derecho a una vivienda en condiciones”.