Buscar
16:26h. lunes, 26 de octubre de 2020

Fiscalía inicia una investigación por posible corrupción urbanística en el Ayuntamiento de Arona

La Fiscalía Provincial de Santa Cruz de Tenerife ha abierto diligencias de investigación penal en torno a una supuesta trama de corrupción en el Ayuntamiento de Arona que podría salpicar a parte del gobierno socialista que encabeza el alcalde José Julián Mena, así como a cargos de confianza y personas sin vínculo laboral con el consistorio.

 

PLENO ARONA_Fotor
PLENO ARONA_Fotor

Fuentes consultadas por este periódico indican que la investigación está relacionada con operaciones urbanísticas sospechosas e incluso con el posible cobro de comisiones. Añaden que en torno a esas operaciones de dudosa legalidad podrían haberse cometido varios delitos de corrupción que apuntarían hacia el cohecho, el tráfico de influencias y la prevaricación.

La investigación se encuentra aún en la primera fase, pero indican que el mero hecho de que Fiscalía tome cartas en el asunto “es indicativo de que algo grave está pasando en ese consistorio”.

De momento ha sido citado a declarar un concejal del grupo de gobierno que tendrá que comparecer en los juzgados durante la próxima quincena. La cédula de citación obra en poder de Sol del Sur, pero las fuentes que nos han hecho llegar la información han pedido que de momento no se difunda quién es el concejal citado, la fecha de citación ni el número de procedimiento.

 

Crisis política

La noticia coincide con una fuerte crisis política que amenaza con fracturar al gobierno de este municipio del Sur de Tenerife. 

Mena es alcalde del municipio de Arona desde 2015. Durante el pasado gobernó en pacto con Ciudadanos por Arona, y este mandato gobierna en solitario gracias a la mayoría absoluta que consiguió en las pasadas elecciones al hacerse con 14 de las 25 actas de concejal de este Ayuntamiento.

Sin embargo, lejos de traer estabilidad, esa mayoría absoluta ha estado protagonizada por grandes diferencias en ese equipo político que está dividido en dos bloques claramente enfrentados entre sí.

Desde hace meses retumban con fuerza rumores sobre posibles ceses, trámites de suspensión de militancia, salida de concejales del gobierno hacia el Grupo Mixto y sobre moción de censura. En el centro de esas diferencias internas figuran la revisión del Plan General de Ordenación (PGO), las licencias urbanísticas (cuya concesión está paralizada desde hace aproximadamente un año), así como la contratación y adjudicación de servicios públicos.