Buscar
22:05h. Domingo, 19 de Agosto de 2018

Fisioterapeutas reclaman menos conciertos privados y más presencia en hospitales y Atención Primaria

El presidente del Colegio Oficial de Fisioterapeutas de Canarias (COFC), Santiago Sánchez, denunció hoy ante la Comisión de Sanidad del Parlamento de Canarias que el Gobierno de Canarias está empleando los conciertos de rehabilitación con entidades privadas para ofrecer servicios del Sistema Canario de Salud “como un sustituto, y no como un complemento” al servicio que ya prestan los fisioterapeutas en plantilla de la sanidad pública canaria. 

 

 

El Colegio de Fisioterapeutas calcula que por cada sesión de rehabilitación que hace un profesional en plantilla del SCS se hacen al menos cuatro a través de centros concertados
El Colegio de Fisioterapeutas calcula que por cada sesión de rehabilitación que hace un profesional en plantilla del SCS se hacen al menos cuatro a través de centros concertados

Sánchez planteó a los diputados del Parlamento que en la actualidad la plantilla del Servicio Canario de Salud incluye poco más de 200 fisioterapeutas (lo que supone un ratio de un ‘fisio’ por cada 10.000 habitantes, cuando lo recomendado es 1 por cada 1.200), y que éstos realizan al año, aproximadamente, 750.000 sesiones de rehabilitación con pacientes. Si bien el Gobierno de Canarias afirma que a través de conciertos se han realizado en el año 2016 aproximadamente 1.000.000 de sesiones, el Colegio de Fisioterapeutas afirma que esa cifra “es tres veces más baja que la que nosotros consideramos se está realizando en la realidad”. 

A través de conciertos, explicó, el Gobierno de Canarias admitió en su memoria de 2016 haber realizado cerca de 85.000 tratamientos de rehabilitación (con una media de 37 sesiones por tratamiento), lo que supondría superar los 3.100.000 sesiones en centros concertados. “No nos interesa entrar en un baile de cifras con el Gobierno, pero sí dejar claro que es evidente que en la actualidad se subcontratan muchos más servicios que los que se hacen con personal propio, y eso debe cambiar…nuestro objetivo hoy es que se deje de primar a la empresa privada sobre lo que realmente necesita la población del Archipiélago”.

Por ello, la demanda del COFC es que, en primer lugar, se estabilicen con plaza fija la mitad de los fisioterapeutas del SCS, que aún no la tienen, y por otro, que se aumente la plantilla para que se puedan ofrecer mejores servicios, se creen más unidades de fisioterapia en los hospitales canarios y que en Atención Primaria aumente el número de servicios de fisioterapia, ya que aún se está muy lejos de la recomendación internacional de disponer de una unidad de fisioterapia en Atención Primaria por cada 25.000 habitantes.

De hecho, recordó Sánchez, hay ZBS como la de Agüimes, Ingenio, Telde-Calero, San Gregorio, San Juan y Valsequillo que suman 127.000 personas y no disponen de una sola unidad de fisioterapia en Atención Primaria, por lo que todos los servicios acaban siendo concertados. En Tenerife sucede algo similar en el sur de la isla, donde no hay unidad en Atención Primaria que cubra los municipios de Santiago del Teide, Guía de Isora, Adeje (67.000 habitantes) o los de la zona de Arona (Costa I y Costa II, que suman 53.000 habitantes más). 

El presidente del COFC denunció además que los servicios públicos de fisioterapia existentes están infrautilizados debido precisamente a esta falta de personal en las plantillas públicas. “El 90% de los fisioterapeutas del SCS trabajan en turno de mañana”, lo  que supone que los servicios e instalaciones públicos estén, en la mayoría de casos, cerrados por la tarde.

“Y además sabemos que hay dinero suficiente para cubrir los turnos de tarde con un número de profesionales igual al de la mañana”, ya que el Gobierno de Canarias tiene presupuestados en el presente 2018 de alrededor de 12.300.000 euros para la rehabilitación ambulatoria concertada, sin contar además en esa cantidad los conciertos de logopedia. 

Sánchez quiso insistir en que los fisioterapeutas canarios, a los que representa, no están en contra de la concertación de rehabilitación ambulatoria, pero sí de que ésta se convierta en un sustituto de los servicios propios. También de que no se utilice todo el dinero presupuestado y de que además aumenten las listas de espera sin que se apueste por invertir en dotarse de mayores recursos propios. Además, recordó el presidente del COFC, es evidente que la calidad del servicio que se presta desde un concierto de rehabilitación es inferior a la de un servicio público, dado que, entre otras cosas, cambian los ratios de pacientes por hora y la exigencia de formación continua. 

Por último, Santiago Sánchez planteó también ante los diputados del Parlamento regional que una medida adecuada para combatir las listas de espera sería la derivación directa a Fisioterapia desde cualquier especialidad médica. Actualmente solo se accede a Fisioterapia desde la consulta del médico rehabilitador, lo que provoca un cuello de botella que se traduce en un aumento de las listas de espera. 

“Es una medida que tiene encaje en la normativa actual y que ya se aplica con total normalidad en otras autonomías españolas, como Murcia, Baleares, Castilla León, Galicia, Aragón, Andalucía, Navarra o Madrid”, explicó, que llevan la delantera a Canarias en el reconocimiento de la titulación de grado que hoy día ostentamos los fisioterapeutas. “Se nos sigue sin considerar como titulados universitarios, pero nuestro grado y la preparación con la que cualquier fisioterapeuta cuenta hoy día, nos da mucha más autonomía y autoridad que hace años para tratar al paciente”. Esta medida, dijo Sánchez, “actúa tanto en beneficio de los afectados, porque se ven atendidos con más rapidez, como del propio sistema, porque reduce el tiempo de baja laboral e implica, una vez iniciado el tratamiento, menor inversión en las secuelas”.