Buscar
16:41h. Lunes, 17 de febrero de 2020

El presidente de Canarias hace balance de 2019 tras el último Consejo de Gobierno

Ángel Víctor Torres repasa los duros imprevistos de este año, con el gran incendio forestal de Gran Canaria, la quiebra del turoperador Thomas Cook y el cero energético en Tenerife, y afirma que las apuestas de 2020 son atender las emergencias sociales y ambientales con medios legales, dos nuevas leyes, y mejoras presupuestarias.

Ángel Víctor Torres, hizo un balance amplio sobre las gestiones realizadas por su Gobierno en el segundo semestre del año, el tiempo que Torres lleva como titular del Ejecutivo autonómico en esta X legislatura.
Ángel Víctor Torres, hizo un balance amplio sobre las gestiones realizadas por su Gobierno en el segundo semestre del año, el tiempo que Torres lleva como titular del Ejecutivo autonómico en esta X legislatura.

En su intervención ante los medios de comunicación, que se produjo tras finalizar el último Consejo de Gobierno del año 2019, esta vez convocado en Las Palmas de Gran Canaria, el presidente Torres puso el énfasis en las situaciones imprevistas y graves que el Gobierno regional debió afrontar nada más constituirse o al poco tiempo de hacerlo: el gran incendio forestal de Gran Canaria, la quiebra del turoperador Thomas Cook, el cero energético en la isla de Tenerife y la necesidad de practicar retenciones de créditos (hasta 170 millones de euros) en el Presupuesto heredado de 2019, para así garantizar el abono de los salarios a los empleados públicos de la Comunidad Autónoma de Canarias, principalmente a docentes de Secundaria y a profesionales de Sanidad, a los que se les había mejorado de forma justa sus condiciones laborales sin prever las consecuencias económicas de tal decisión.

En su exposición, el presidente de Canarias también afirmó que las principales apuestas de 2020, con los Presupuestos del año próximo ya aprobados (“los más sociales de la historia de la Comunidad Autónoma”), están relacionadas con emergencias sociales y ambientales del Archipiélago, para lo que el Ejecutivo que Torres dirige ya ha previsto el desarrollo de dos leyes territoriales: la de renta mínima ciudadana y la de lucha contra el cambio climático, normativas base que, junto a los aumentos presupuestarios consagrados en esos ámbitos para 2020, contribuirán a reducir la pobreza en las Islas y a implantar modelos y sistemas más sostenibles ambientalmente. Esas dos leyes, dijo Torres, se aprobarán en 2020.

A tales iniciativas, de prioridad máxima para este Gobierno, el presidente de Canarias ha añadido otra esencial: la tramitación de la ley concebida para mejorar y optimizar los procesos administrativos en la Comunidad Autónoma. Junto a todas estas necesidades, Torres sumó otra muy importante en el plano nacional: la inminente formación del nuevo Gobierno de España, de un ejecutivo estable, y, como consecuencia de ello, la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2020, los primeros sin prórroga desde 2018. Ello, recordó el presidente Torres, dará a Canarias más recursos económicos con origen en el Estado al ya poderse incluir en esa ley todas las mejoras contempladas en los nuevos Estatuto de Autonomía y Ley económica del REF, ambas aprobadas a finales de 2018. Y ello junto a los 500 millones de euros que deben incluirse en el actual convenio de carreteras  tras una reprogramación de las partidas anuales de financiación.

El balance realizado por Torres este lunes también incluyó la necesidad de coordinar esfuerzos entre las administraciones públicas con el propósito de realizar la mejor gestión posible de la migración irregular, de la que reconoció que ha repuntado en Canarias tras un cambio detectado en la ruta preferente de pateras y cayucos.

Torres informó de que el 8 de enero próximo, miércoles, habrá una reunión monográfica para analizar esta cuestión al más alto nivel del Ministerio de Interior. Las acciones que se definan, expuso el presidente, tendrán que ver, entre otros aspectos, con la manera en que se debe actuar en origen, en los puntos emisores de migrantes hacia Europa, para evitar que esas personas se jueguen la vida en el mar, y en definir cómo ofrecer la mejor atención a los migrantes, de manera especial a los menores.

 

Seis meses con muchas decisiones de calado

Ángel Víctor Torres estructuró su intervención ante los medios de comunicación en un primer bloque en el que valoró de forma general los seis meses del actual Gobierno de Canarias, el que resultó de las elecciones autonómicas de mayo pasado. A este le siguió otro con las decisiones económicas adoptadas por su Ejecutivo de forma urgente, entre las que incluyó las adoptadas en Consejos de Gobierno celebrados en agosto pasado para garantizar los salarios de los empleados públicos a través de la retención de hasta 170 millones de euros y las que resultaron de intensas negociaciones con el Gobierno español en funciones, de manera especial la financiación del PIEC en 2019, con 42 millones de euros; el convenio Canarias-Estado para aminorar los efectos de la caída de Thomas Cook, con 15 millones; la recuperación de casi 40 millones de fondos estatales vinculados a la adenda de 2017 del convenio de carreteras anterior, y las transferencias para agua desalada, 8,5 millones, y para combatir la pobreza, entre otros apoyos públicos.

A ese segundo apartado, Torres añadió otro: el relacionado con el desbloqueo de planes y proyectos inversores, como han sido los casos relacionados con el convenio para la reposición de viviendas sociales en Las Chumberas; la firma del convenio de reordenación del litoral de Valleseco, en el municipio de Santa Cruz de Tenerife, y el inicio de obras en carreteras tan relevantes como el tramo del anillo insular entre El Tanque y Santiago del Teide, en la comarca noroeste de Tenerife, o la segunda fase de la nueva carretera de La Aldea, en Gran Canaria. A estas inversiones en infraestructura viaria, se unen otras en la isla de Fuerteventura.

A continuación, el presidente de Canarias se refirió a las leyes propias que ya han iniciado su tramitación a iniciativa del Gobierno, ya reseñadas en esta misma nota; a la aprobación de los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Canarias para 2020, los mayores de la historia del Archipiélago y “sin duda los más sociales”, y a la decisión adoptada hoy, en el último Consejo de Gobierno, de aprobar el decreto para la publicación en el BOC de esos nuevos Presupuestos, que serán de aplicación a partir del 1 de enero de 2020.

Sobre los Presupuestos de 2020, aprobados en el Parlamento de Canarias el 19 de diciembre pasado, el presidente Torres recordó que  hay un importante incremento en las partidas sociales y de apoyo a los sectores económicos, muy por encima, en todos los casos, del 2,7% que crece el bloque de gasto no financiero.

Se trata, añadió Torres, de unos Presupuestos de acentuado carácter social que llegan a los 9.569,6 millones de euros, lo que supone un alza del 8,7% respecto al del presente ejercicio. El gasto no financiero crece en 211,1 millones y alcanza los 8.067 millones de euros, el 2,7% más que en 2019. La parte social absorbe 6.051 millones de euros (educación, sanidad y atención y vivienda sociales), el 6,1% más que la dotación del presente ejercicio.

Ese aumento de 211 millones de euros en los ingresos ha permitido imprimir un sello progresista a los Presupuestos y dar contenido a “los principios, valores y compromisos adquiridos por los grupos parlamentarios que apoyan al Gobierno: PSOE, Nueva Canarias, Unidas Podemos y Agrupación Socialista Gomera (ASG)”.

El Gobierno canario mantiene en los Presupuestos un esfuerzo inversor por encima de los 1.000 millones de euros, en concreto 1.008 millones, gracias a un incremento de 75 millones de euros de fondos propios respecto a los consignados este mismo año, en 2019.

Además, se espera mejorar esa dotación global con nuevas transferencias del Estado, las que se deriven de la formación del nuevo Ejecutivo en España y de la posterior aprobación de los Presupuestos nacionales, ya con la inclusión de las necesidades reflejadas en los nuevos Estatutos de Autonomía y la Ley económica del REF.