Buscar
08:47h. jueves, 06 de agosto de 2020

Sí se puede destaca el compromiso de la ciudadanía contra el cambio climático frente a la incapacidad de acuerdo de los Estados en la COP25

Sí se puede destaca el compromiso de la ciudadanía contra el cambio climático frente a la incapacidad de alcanzar acuerdos por parte de los Estados en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP25), celebrada en Madrid del 2 al 13 de diciembre pasados. 

Tres cargos electos de la organización ecosocialista estuvieron presentes en distintas actividades de la Cumbre sobre el Cambio Climático celebrada en Madrid
Tres cargos electos de la organización ecosocialista estuvieron presentes en distintas actividades de la Cumbre sobre el Cambio Climático celebrada en Madrid

Tres cargos electos de la organización canaria estuvieron presentes en distintas actividades de la Cumbre del Clima celebrada en Madrid: la consejera del Cabildo de Tenerife Ruth Acosta y los concejales de Medio Ambiente de los Ayuntamientos de La Laguna y Tacoronte, José Luis Hernández y Carmela Díaz Vilela, respectivamente.  

“Lo mejor de la Cumbre fue la presión social y la exigencia de la ciudadanía sobre los gobiernos y empresas. La población empieza a adelantarse mucho en conceptos de mitigación, adaptación, justicia y sostenibilidad, así como empiezan a adquirir peso conceptos relativamente nuevos, como la transición justa, la que tiene en cuenta las desigualdades de todo tipo al diseñar planes de acción, o el lavado de cara como marketing, de las empresas más contaminantes (greenwashing). Crece la protesta, crece la indignación ante la inacción. Es fundamental el aumento de este empuje”, subraya Acosta desde la perspectiva que le da tener una visión de conjunto del evento. 

La militante de Sí se puede, que es consejera del grupo Sí Podemos Canarias en el Cabildo de Tenerife, subraya también la aprobación del Plan de Acción de Género, uno de los primeros documentos aprobados, que aborda la importancia de la participación de la mujer en la lucha contra el cambio climático y los efectos del calentamiento global desde una visión de género. Igualmente, califica de “esperanzador el que sea la juventud la que esté empujando el carro de la protesta social; hay que poner en valor el esfuerzo que está haciendo la juventud por tener un futuro justo y sostenible”.

Díaz Vilela destaca un contraste casi sangrante: “al mismo tiempo que te encontrabas con personas muy implicadas en la lucha contra el cambio climático, aparecían representantes de un mundo empresarial que se desarrolla en este nuevo nicho de negocio, esta nueva oportunidad de hacer dinero que gira en torno a esa lucha y, junto a todo esto, es difícil digerir también el postureo de algunas personas que se suman al carro sin conciencia y sin conocimiento”. La concejala de Sí se puede en Tacoronte se queda con “quienes se están dejando la piel, que están buscando soluciones y que abordan la cuestión desde una visión global, con decisión de actuar, tanto entre la ciudadanía como algunas personas que ocupan espacios de gobierno, ya sea municipal o en otros ámbitos”. 

Para Hernández fue muy significativa “la oportunidad de ofrecer una visión local como primera ciudad del Estado español que se declara en emergencia climática y también la ocasión de intercambiar experiencias con otras personas, ya sea que tengan responsabilidades de gobierno o que participen en estas luchas ciudadanas”.

Decepciones 

“Las decepciones están directamente relacionadas con las expectativas –asegura contundente Acosta–. La actual realidad geopolítica mundial no auguraba facilidades para llegar a acuerdos. Ya fueron complicadas las negociaciones en París; ahora, con un tablero político de guerras comerciales, llegada al poder de neoliberales y ultraderecha negacionista, y nacionalismos extremos, las negociaciones eran más complejas aún”, explica la consejera del Cabildo, quien además recuerda que en 25 años de cumbres “no ha bajado la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero; lo que es preocupante de la COP25 es que, a diferencia del resto, en lugar de aumentar la ambición de reducir, disminuye. Ha habido inacción, falta de compromiso en las conclusiones y se han dejado las decisiones más importantes para mañana”, afirma. 

La consejera atribuye parte de los resultados de la Cumbre al papel jugado por Chile en su presidencia. El gobierno de la república andina no supo estar a la altura del reto, al posponer algunos de los puntos más importantes de las negociaciones para la próxima cumbre, que se celebrará en Glasgow. La COP25 finalmente tuvo lugar en Madrid, debido a la renuncia de Chile a servir de sede por la intensa oleada de protestas populares contra las medidas neoliberales y la represión impulsada por el gobierno de Piñera. En este sentido, Acosta destaca “la solidaridad de Sí se puede con el pueblo chileno y el trabajo increíble desplegado por el gobierno central al organizar un evento así en tan poco tiempo; fue un acierto de la ministra ofrecerlo y gestionarlo”. 

Acosta estuvo presente durante todos los días de la cumbre, donde asistió a conferencias, charlas, mesas de trabajo, debates y entrevistas, tanto en el “espacio ONU”, el ámbito institucional donde se dieron las negociaciones, también llamada “zona azul”, como en el recinto oficial para la sociedad civil, la “zona verde”, y en la Cumbre Social, que tuvo lugar de forma paralela en la Universidad Complutense, así como en otros actos paralelos de diversas instituciones, como la agenda canaria en la Delegación del Gobierno de Canarias en Madrid o en el Instituto Español de Patrimonio Cultural. 

Díaz Vilela también estuvo en la “zona verde” y entró a la “zona azul” con ocasión de la reunión sobre la plaga de termitas mantenida con altos cargos del Ministerio de Transición Ecológica, con los que se reunión acompañada por la consejera de Medio Natural y Seguridad del Cabildo de Tenerife, Isabel García Hernández, el consejero de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias, José Antonio Valbuena. 

Hernández fue invitado a participar en la Cumbre Social celebrada en la Universidad Complutense, por tratarse del responsable de Medio Ambiente de la primera ciudad del Estado español en declarar la emergencia climática. El concejal de Sí se puede participó en el panel titulado Los retos urbanos ante la emergencia climática. Ciudades y cambio climático. De la emergencia climática a la neutralidad en 2030, en el que compartió mesa, entre otros responsables públicos, con la coportavoz del Partido Verde Europeo (PVE), Evelyne Huytebroeck; la diputada de EQUO en el Congreso Inés Sabanés y el alcalde de València, Joan Ribó. Hernández tuvo también la oportunidad de compartir información y experiencias con personas asistentes a la “zona verde” de la COP25.