Buscar
04:35h. jueves, 26 de noviembre de 2020

Más de 200 personas participaron en las nueve reuniones llevadas a cabo por los distintos barrios del municipio

El consistorio sanmiguelero hace un balance positivo de las reuniones vecinales.

El Ayuntamiento de San Miguel de Abona finalizó, recientemente, y con un balance muy positivo, el ciclo de reuniones vecinales que se desarrollaron por los diferentes barrios del municipio. Con  la finalidad de recoger sugerencias, inquietudes y problemas de cada uno de ellos, la corporación municipal se puso a disposición de la ciudadanía para buscar en conjunto alternativas y mejoras.

 

Una vez desarrolladas cada una de las reuniones, por Aldea Blanca, Las Zocas, San Miguel casco, Guargacho-Punta del Lomo-Oroteanda, El Frontón, Tamaide-El Morro, Las Chafiras-Costa San Miguel, Llano del Camello y El Roque, el consistorio destaca el alto índice de participación con más de 200 asistentes, en la que  los vecinos y vecinas tuvieron la oportunidad de dirigirse a todo el grupo de gobierno, incluidos los concejales de la oposición, que habían sido invitados por el Alcalde sanmiguelero. 


Cabe destacar que en todos y cada uno de los barrios,  la ciudadanía manifestó su preocupación por el exceso de excrementos de perros que hay en algunas vías y lugares públicos. Un problema de civismo que el Ayuntamiento intentará paliar haciendo cumplir las ordenanzas de tenencia de animales y con la de Policía y buen Gobierno. Otros temas expuestos fueron, el intenso tráfico de la zona baja, la mejora de las carreteras, la mejora de limpieza y recogida de residuos, mejoras en las instalaciones deportivas, mayor presencia policial, etc…
 
El Alcalde, Arturo González, y a su vez, responsable del área de Participación Ciudadana, resaltó que “estas reuniones sirven para conocer de primera mano las necesidades particulares de cada barrio, ya que hay que escuchar al pueblo para intentar dar respuestas en base a sus necesidades” González, también destacó que “estas reuniones a final de año son importantes para incorporar a los presupuestos locales  muchas de las demandas que no estaban previstas pero que los vecinos y vecinas han marcado como prioritarias”
Las reuniones vecinales perdurarán en el tiempo, realizándose una vez al año por las mismas fechas, para tener en cuenta las propuestas de la ciudadanía en la elaboración de los presupuestos generales.