Buscar
17:16h. viernes, 27 de noviembre de 2020

El Museo de Historia Casa de El Capitán cierra el año con más de 4.000 visitas

El ayuntamiento de San Miguel de Abona, a través de la concejalía de Cultura-Área de Patrimonio Histórico, ha querido hacer balance de las visitas que el Museo de Historia Casa de El Capitán ha recibido durante todo el 2019.

El Museo de Historia Casa de El Capitán en San Miguel de Abona
El Museo de Historia Casa de El Capitán en San Miguel de Abona

Así, han sido muchísimas las personas han querido conocer de cerca este museo ubicado en el casco histórico del municipio sureño y pasear por las instalaciones de lo que fue una antigua casa de arquitectura canaria construida en 1814, la cual fue vivienda oficial del capitán de milicias, Antonio Alfonso Martínez, hasta su fallecimiento en 1854.

Arturo González, alcalde de San Miguel, ha declarado que “debemos estar orgullosos del trabajo de rescate y difusión que hacemos de nuestra cultura y de nuestro patrimonio, más aún cuando ese trabajo es reconocido por todas las personas que cada año no sólo visitan el Museo sino cualquier otro enclave cultural del municipio”.

Por su parte, Pilar Méndez, concejala de Cultura, ha querido reconocer “la gran labor de investigación y divulgación de los valores etnográficos y culturales de la isla que desarrolla desde hace 14 años la Casa de El Capitán, lo cual significa que la cultura de San Miguel, así como aquella otra que alude a Canarias en general, es foco de interés para quienes deciden acercarse a este pueblo”.

Así, un total de once Centros de Educación Infantil, Primaria y Secundaria de toda la isla; colectivos tales como Oroval, Ansina, Amisur, Guaidyl, Prominsur y Hermanos Franciscanos de la Cruz Blanca; o las visitas individuales que cada día se recibe por parte del colectivo turista, suman un total de 3.920 personas registradas a lo largo del pasado año.

Cabe destacar que la Casa de El Capitán es una vivienda canaria tradicional, con una planta principal con patio al que dan las habitaciones, así como un semisótano con bodega, graneros y depósitos para los aperos de labranza. De aspecto conservador, los materiales que se emplearon en su edificación son los propios de la zona: muros de mampuesto, madera de tea, losa chasnera y teja árabe.