Buscar
21:04h. jueves, 13 de agosto de 2020

La afluencia masiva de personas a un entierro en Guía, muchas sin mascarilla, genera una fuerte polémica

El último adiós a un motorista de 36 años natural de Guía de Isora que falleció el viernes en un accidente de tráfico, ha desatado una fuerte controversia dentro y fuera del municipio por la afluencia masiva de familiares y amigos, muchos de ellos sin mascarilla y sin respetar la distancia de seguridad entre los asistentes.
La afluencia masiva de familiares y amigos al funeral isorano, ha generado polémica dentro y fuera de la Isla (captura de un vídeo de Informe Bolorino).
La afluencia masiva de familiares y amigos al funeral isorano, ha generado polémica dentro y fuera de la Isla (captura de un vídeo de Informe Bolorino).

En la flor de la vida, muy conocido y apreciado, fallecido de manera inesperada y, además, motorista. Una combinación de factores casi imposible de conciliar con las restrictivas medidas preventivas impuestas en estos tiempos de coronavirus (entre las que figura la asistencia de máximo 25 personas a actos fúnebres al aire libre). 

A todo ello se unió otro hecho no previsto por el consistorio isorano: este funeral llevado a cabo el lunes 25 de mayo, fue retransmitido en directo por el popular Bolorino, lo cual ha imposibilitado que pasaran desapercibidas tanto la gran afluencia de personas que se dieron cita en el funeral, como el incumplimiento de las medidas de seguridad necesarias para evitar contagios. 

Todo ello ha contribuido a que lo ocurrido haya tenido gran repercusión en redes y medios de comunicación, y ha generado una fuerte polémica que ha trascendido las fronteras tinerfeñas.

Además, ha avivado el temor a nuevos contagios en Guía de Isora, municipio que estaba de enhorabuena por haber quedado libre de Covid-19 desde el pasado fin de semana, por llevar 58 días sin ningún nuevo contagio y porque hasta ahora no ha tenido que lamentar víctimas mortales por el virus.

 

El Ayuntamiento "lamenta" lo ocurrido

En un comunicado de prensa, el Ayuntamiento isorano ha indicado que respeta el duelo por esta trágica muerte, aunque "lamenta profundamente la inesperada acumulación" de personas en la comitiva fúnebre. En la comitiva que hizo el recorrido entre la iglesia y el cementerio, a través de vías que en algunos lugares se estrechan, muchas personas no llevaban mascarilla ni respetaban la distancia de seguridad de 2 metros.

El consistorio ha explicado este 27 de mayo en un comunicado que, «tras el fallecimiento de un vecino, -muy conocido en el municipio y aficionado al motor-, la corporación recibió una solicitud de una asociación de motoristas para rendirle un homenaje» y «se permitió –mediante autorización- el acompañamiento del féretro, siempre exigiendo el cumplimiento de la normativa, con un número limitado de vehículos, en una zona anexa al cementerio y a la plaza de la Iglesia».

La corporación expone que, "en cumplimiento de la normativa para la fase 2", encargó "un dispositivo de seguridad para dos entierros que tenían previsto celebrarse ese día en el municipio y la Policía Local acudió e informó en todo momento a los asistentes de la necesidad de tomar las medidas de distanciamiento social para prevenir el contagio de la Covid-19, con el apoyo de Ayuda en Emergencias Anaga (AEA)"

Pero el Ayuntamiento reconoce que fue «una situación que se desbordó de forma imprevista", si bien asegura  que «en todo momento se ha intentado actuar desde el respeto a los familiares del fallecido, sin dejar de velar al mismo tiempo por el cumplimiento estricto de la normativa tal y como han acatado otras personas del municipio desde el inicio del estado de alarma» y lamenta también» la molestia que esta situación excepcional pueda haber causado a la ciudadanía".

Guía de Isora es uno de los municipios de Tenerife que más tiempo lleva sin casos de coronavirus, unos dos meses, y no ha registrado fallecimientos por esta pandemia.

El factor Bolorino

Bolorino, uno de los 'factores' no tenidos en cuenta por el Ayuntamiento al planificar el dispositivo de seguridad del sepelio, retransmitió esta despedida a petición de familiares del difunto.

Informe Bolorino, la página de Facebook de este popular y nada convencional comunicador tinerfeño, tiene más de 80.000 seguidores.

Ante la controversia que estaban generando las imágenes fúnebres mientras las retransmitía en directo vía Facebook, al final de la emisión Bolorino intervino pidiendo respeto y comprensión. Entre los ejemplos de otros incumplimientos de normas del estado de alarma, cita el funeral de Julio Anguita y malas praxis de Pablo Iglesias.

El vídeo muestra el recorrido de la comitiva fúnebre entre la iglesia y el cementerio, a través de vías que en algunos lugares se estrechan, y momentos sumamente emotivos, incluyendo un intenso silencio mientras el féretro salía de la iglesia, una ovación de sus familiares y amigos, un amplio desfile de motoristas escoltando a su amigo durante su último trayecto hasta el cementerio, una curiosa canción reproducida a todo volumen (probablemente la favorita del fallecido) y el último adiós de familiares y amigos ante el féretro abierto antes de que fuera introducido en el nicho.

Despedidas frustrantes

Como indica Planeta Canario en su artículo sobre este controvertido funeral, la imposibilidad durante buena parte del estado de alarma de dar la última despedida a los seres queridos que fallecen, sean por coronavirus o no,  ha sido una de las circunstancias más dolorosas en esta pandemia.

La frustración que arrastran muchas personas por no haber podido despedir a sus seres queridos como hubieran querido, a menudo en funerales de máximo tres personas, sin velatorio o sin sin poder asistir al entierro, sin duda ha contribuido a avivar la polémica por el funeral isorano.

Regulación vigente para funerales

Según una orden publicada en el Boletín Oficial del Estado por el Ministerio de Sanidad el pasado 16 de mayo, "los velatorios podrán realizarse en todo tipo de instalaciones, públicas o privadas, con un límite máximo, en cada momento, de veinticinco personas en espacios al aire libre o quince personas en espacios cerrados, sean o no convivientes".

Dicha normativa establece que "la participación en la comitiva para el enterramiento o despedida para cremación de la persona fallecida se restringe a un máximo de veinticinco personas, entre familiares y allegados, además de, en su caso, el ministro de culto o persona asimilada de la confesión respectiva para la práctica de los ritos funerarios de despedida del difunto".

"En todo caso, deberán respetarse las medidas de seguridad e higiene establecidas por las autoridades sanitarias para la prevención del Covid-19, relativas al mantenimiento de una distancia mínima de seguridad de dos metros, higiene de manos y etiqueta respiratoria", estipula la orden ministerial.