Buscar
11:49h. martes, 04 de agosto de 2020

Alertan de que el vertido al mar de las aguas negras del hotel de la Tejita aumentaría el riesgo de propagación de virus

La plataforma Salvar La Tejita se apoya en estudios científicos para alertar de que la puesta en funcionamiento del hotel que se construye en esa playa "a tan solo 20 metros de la costa" y cuyo proyecto "carece de sistema de tratamiento de aguas residuales" supondría un importante "riesgo de contaminación" por verter al mar aguas negras sin tratar que esparcirían "más de 100 especies de virus capaces de causar un amplio espectro de enfermedades", "incluso SARS, una forma de coronavirus". 

"Un estudio científico enumera ciertas clases de coronavirus como algunos de los virus entéricos humanos con potencial de transmisión por el agua", indica el colectivo apoyándose en el estudio "Human Pathogenic Viruses in the Marine Environment" (de Albert Bosch, F. Xavier Abad y Rosa M. Pint'o, del departamento de Microbiología de la Universidad de Barcelona), "se revela que en aguas contaminadas por aguas residuales, hay másde 100 especies de virus capaces de causar un amplio espectro de enfermedades en la humanidad, incluyendo hepatitis, gastroenteritis, meningitis, fiebre, otitis, sarpullido, conjuntivitis, y SARS (una forma de Coronavirus)".

En relación a la cepa de coronavirus COVID-19 y al riesgo del vertido al mar de aguas sin tratar, apuntan que, de hecho, "hasta la fecha no existen estudios oficiales relacionados con la propagación del virus a través de las aguas residuales no tratadas". 

Y recuerdan que "los técnicos independientes" que estudiaron el proyecto del Hotel La Tejita a finales de 2019, "confirmaron que el hotel no contará con un sistema de tratamiento de aguas residuales", con lo que las mismas serían vertidas al mar. Inciden en ese sentido en que el Ayuntamiento de Granadilla "aprobó ilegalmente" el proyecto y la licencia del hotel al pasar por alto un requisito tan importante como el del tratamiento de sus residuos fecales.

Por irregularidades como esa, añaden, "existen varias demandas legales" contra ese proyecto hotelero. "Pero debido a los habituales retrasos en los juicios, agravados por la crisis actual, los promotores del hotel pueden seguir trabajando con impunidad". 

Sobre el nuevo sistema de tratamiento de aguas residuales anunciado por el el Ayuntamiento de Granadilla, Salvar La Tejita señala que se está iniciando su planificación y que "es muy dudoso que éste sea operativo en los próximos 8 años". Por tanto, manifiestan, "tratar de usar ese sistema como una excusa para permitir que un nuevo hotel se abra sin tratamiento de aguas residuales, es comparable a dar un paseo en una tormenta, y luego ponerse el impermeable después de haber regresado a casa". "No tiene sentido", critica la plataforma.

 

Riesgo de contaminación y sanciones

Para este colectivo ciudadano es "totalmente inaceptable" que un hotel diseñado para más de 900 huéspedes esté desprovisto de cualquier sistema de tratamiento de aguas negras. Reprocha en ese sentido que políticos locales, regionales y estatales "estén conformes con permitir que más de 900 turistas disfruten de la seguridad del agua clorada de varias piscinas del Hotel La Tejita, mientras que, considerando la actuación previa de las administraciones públicas en materia de tratamiento de aguas residuales, los residuos biológicos de estos turistas tienen una alta probabilidad de contaminar directamente nuestro océano".

En la misma línea, reprueban que se permita la construcción de un hotel "en el año 2020 y en medio de una pandemia viral, sin el obligado cumplimiento de las leyes españolas y europeas en materia de tratamiento de aguas residuales" y, por tanto, "sin las protecciones legales para preservar de los posibles riesgos para la salud humana y para el ecosistema". También critican "el riesgo de sanciones sustanciales" por esas irregularidades.

Ahondando en los riesgos, recuerdan que las playas de Granadilla de Abona han estado cerradas al baño en numerosas ocasiones debido a la contaminación por vertidos de aguas negras, y remarcan esa vulnerabilidad se vería agravada con esta nueva infraestructura con capacidad para 900 huéspedes.

Por todo ello, reiteran la solicitud de que se paralice de manera "inmediata"  la construcción de este hotel "hasta que se celebren las impugnaciones legales". Y dirigen esa petición expresamente al alcalde de Granadilla, José Domingo Regalado; al responsable de la Consejería autonómica de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y PlanificaciónTerritorial, José Antonio Valbuena; al secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, y a la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico de España, Teresa Ribera.