Buscar
23:46h. Martes, 25 de Septiembre de 2018

Antonia María Pérez destaca la importancia de la prevención y atención coordinada de las cardiopatías

La directora general de Recursos Humanos del Servicio Canario de la Salud (SCS), Antonia María Pérez, acompañada por el presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, el alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, y el presidente y el secretario de la Sociedad Canaria de Cardiología, Antonio García y Pablo Jorge, respectivamente, inauguró esta mañana el 31 Congreso de la Sociedad Canaria de Cardiología que se celebra hasta mañana sábado en el Auditorio de Tenerife Adán Martín.

 

La directora general de Recursos Humanos del SCS inauguró esta mañana el 31 Congreso de la Sociedad Canaria de Cardiología que se celebra en Tenerife
La directora general de Recursos Humanos del SCS inauguró esta mañana el 31 Congreso de la Sociedad Canaria de Cardiología que se celebra en Tenerife

Durante su intervención, Antonia María Pérez destacó que los servicios sanitarios se enfrentan a una serie de cambios sociales, económicos y culturales, que les obligan a establecer modelos de prestación sanitaria más eficaces, eficientes, seguros y de calidad, al mismo tiempo que a generar cambios en la propia organización que permitan hacer frente a una nueva realidad.

“Aunque disponemos de grandes avances en la prevención y el tratamiento de las cada vez más presentes enfermedades crónicas, la mayor supervivencia tras episodios agudos, el progresivo envejecimiento de la población y la mayor incidencia de obesidad y diabetes, las convierten en problemas crónicos de salud. Esto es así, en patologías como la insuficiencia cardíaca, la cardiopatía isquémica crónica, la fibrilación auricular o las valvulopatías”, aseguró la directora general.

 

Atención a las cardiopatías

La Dirección General de Programas Asistenciales del SCS, con el objetivo de mejorar la asistencia a las patologías crónicas cardiológicas, ha coordinado con un amplio número de profesionales de los servicios de Cardiología y de Atención Primaria la elaboración de varios documentos de consenso integrados entre varios ámbitos asistenciales, para dar respuestas reales, eficaces, eficientes y con criterios de equidad y homogeneidad a la población.

El objetivo de estas estrategias es establecer criterios diagnósticos, clínicos y terapéuticos más eficaces, basados en la evidencia científica, y mejorar la coordinación asistencial entre Atención Primaria y Atención Especializada.

Asimismo, Pérez incidió en que en Canarias la enfermedad coronaria sigue estando entre las primeras causas de fallecimiento y tiene un gran impacto en la calidad de vida de la persona que la padece y en su futuro personal y social, así como altos costes sociosanitarios. “Si bien nuestra apuesta inicial debe ir encaminada a la prevención de estas enfermedades, son numerosas las evidencias científicas y las experiencias contrastadas que ponen de manifiesto que muchas muertes son evitables con la introducción de técnicas de reperfusión precoz para el infarto agudo de miocardio con elevación del segmento ST”, afirmó.

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, apostando por una actuación más eficiente en el momento en que se presenta el episodio agudo de cardiopatía isquémica y con el fin de establecer criterios que faciliten una adecuada atención al paciente, ha desarrollado la guía de actuación Código Icuts, en cuya elaboración participaron profesionales de Atención Primaria, Atención Especializada del SCS y Servicio de Urgencias Canario.

Por último, la directora general recordó que la diabetes es una de las enfermedades con mayor impacto sociosanitario, tanto por su elevada frecuencia como por las complicaciones crónicas que comporta y el importante papel que desempeña como factor de riesgo de aterosclerosis y de patología cardiovascular. “La dibetes mellitus tipo 2 incrementa el riesgo de nuevos eventos cardiovasculares y de mortalidad global en pacientes con EVA establecida. Un 90 por ciento de los diabéticos presenta diabetes tipo 2 y su prevalencia está aumentando en todo el mundo occidental como consecuencia del envejecimiento de la población y el aumento de la obesidad y los hábitos de vida sedentarios”, concluyó Pérez.