Buscar
06:16h. viernes, 23 de octubre de 2020

¡Aviso! Detectado un video violento que llega a los niños a través de Whatsapp

Recientemente el observatorio de delitos informáticos de Canarias ha recibido alertas sobre un video que advierte al usuario de que, si no se comparte con 20 contactos, esta noche morirá. 

Detectado un video violento que llega a los niños a través de Whatsapp
Detectado un video violento que llega a los niños a través de Whatsapp

Una mujer del sur de Tenerife alertaba recientemente de este video al ODIC, “Mi hijo de 10 años recibió un video a su WhatsApp. Después de ver el video, lo compartió con bastantes amigos por tener miedo (ya que el video dice, que, si no lo comparte, va a morir alguien de sus familiares).

La madre aclara al ODIC, que el móvil utilizado por el niño es de ella, que lleva un control estricto sobre el uso del dispositivo móvil de no más de 30 minutos al día, en el que el niño puede jugar y contactar con sus amigos del cole. 

Como padres debemos ser responsables a la hora de que nuestros hijos tengan acceso a Internet, especialmente, en las redes sociales. Este tipo de video publicado en las redes sociales cuyo contenido audiovisual es de tipo violento puede llegar a los niños de una manera sencilla a través de enlaces que les vayan enviando "personas conocidas". El video trata de infundir miedo, jugando con la psicología del menor y el estado de alarma que provoca ciertas situaciones que implican peligro, como, por ejemplo, el riesgo a morir si no hace caso a tal cosa. Ante todo, los padres deben estar atentos a posibles situaciones de miedo, generalmente, causados al estar conectados los niños en las redes sociales o Internet.

Queremos recordarles sobre la importancia de limitar a los menores de edad a este tipo de contenido violento. Una de estas herramientas es el control parental que permite a los padres controlar el contenido a los que sus hijos puedan acceder a internet desde sus dispositivos electrónicos. Protegiendo de ese modo a sus hijos de las posibles amenazas que estos puedan sufrir, como pueden ser ciberbullying o el sexting. También el control parental monitoriza la actividad del menor de edad, limitando el tiempo de uso con el dispositivo electrónico y, al mismo tiempo, sirve para evitar el contacto con personas desconocidas.