Buscar
02:23h. sábado, 15 de agosto de 2020

La Candelaria implanta nuevas técnicas endoscópicas para tratar lesiones precancerosas de esófago y evitar la cirugía

El Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, en Tenerife, adscrito a la consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, ha incorporado a su cartera de servicios nuevas técnicas mínimamente invasivas para tratar lesiones precancerosas de esófago y cánceres en estadios precoces,  y evitar así la cirugía en casos que se diagnostiquen sobre un ‘esófago de Barrett’.

El reflujo gastroesofágico, la obesidad y el tabaquismo son los principales factores de riesgo que influyen en el desarrollo de esta patología que de no abordarse a tiempo puede derivar en cáncer de esófago
El reflujo gastroesofágico, la obesidad y el tabaquismo son los principales factores de riesgo que influyen en el desarrollo de esta patología que de no abordarse a tiempo puede derivar en cáncer de esófago

Se trata de una enfermedad causada principalmente por el daño continuado que el ácido del reflujo gastroesofágico provoca en la mucosa de este órgano, lo que obliga a sus células a cambiar para recuperarse de las lesiones hasta convertirse en premalignas (displasia) y en algunos casos evolucionan a cáncer sino se diagnostica a tiempo. 

Para abordar esta patología en fase precancerosa, la Unidad de Endoscopia del servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria efectúa dos técnicas endoscópicas que evitan la cirugía tradicional y el ingreso hospitalario: la mucosectomía y la ablación por radiofrecuencia. Se llevan a cabo de forma ambulatoria y ambas técnicas tienen en común que se realizan mediante gastroscopia o endoscopia digestiva alta.

Con la mucosectomía se retira el epitelio dañado del esófago mediante el estrangulamiento del nódulo precanceroso con el uso de bandas elásticas, mientras que con la ablación por radiofrecuencia, se introduce un catéter que transmite corriente de forma localizada a través de unos electrodos para ‘quemar’ el tejido del esófago enfermo. 

Los pacientes sometidos a este tipo de técnicas requieren posteriormente seguimiento endoscópico con los profesionales médicos de la Unidad de Endoscopia del Hospital de La Candelaria. 

La doctora Mileidis San Juan Acosta, digestóloga de la Unidad de Endoscopia del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, explica que “se trata de una enfermedad que afecta en su mayoría a hombres caucásicos, obesos y fumadores con historia de reflujo gastroesofágico. Por ello es tan importante llevar hábitos de vida saludables, evitar el sobrepeso y abandonar el tabaco, un riesgo evitable, así como correcto tratamiento del reflujo con inhibidor de la bomba de protones”. 

 

Equipo multidisciplinar 

La Unidad de Endoscopia del servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria es pionera en Canarias en la introducción de estas técnicas específicas para el abordaje del esófago de Barrett, para lo que ha requerido de una formación previa e intensiva en Reino Unido. 

El trabajo multidisciplinar de digestólogos, personal de enfermería, especialistas de anatomía patológica y cirujanos es fundamental para el correcto diagnóstico, tratamiento y seguimiento de estos pacientes, así como el hecho de contar con tecnología endoscópica puntera para realizar estos procedimientos mínimamente invasivos que evitan pasar por quirófano.