Buscar
06:44h. viernes, 30 de octubre de 2020

La Candelaria incorpora nuevas técnicas mínimamente invasivas para tratar casos de pancreatitis graves

El Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, en Tenerife, adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, ha incorporado un nuevo procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo guiado por imagen para tratar la pancreatitis aguda necronizante. 

El procedimiento, realizado a través de  videoretroperitoneoscopia (VARD), evita los riesgos de que la infección se traslade a la cavidad abdominal y contribuye a reducir la morbilidad de esta patología
El procedimiento, realizado a través de videoretroperitoneoscopia (VARD), evita los riesgos de que la infección se traslade a la cavidad abdominal y contribuye a reducir la morbilidad de esta patología

El 20% de los casos de esta patología llega a evolucionar gravemente, situación que se registra, en su mayoría, tras producirse un fallo multiorgánico debido al grado de infección y necrosis del páncreas.  

Para reducir el riesgo de morbilidad en este proceso inflamatorio agudo del páncreas, el servicio de Cirugía General del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria a través de la sección de Cirugía Biliopancreática, con la participación de la Unidad de Radiología Intervencionista, ha realizado diferentes intervenciones mediante una técnica quirúrgica mínimamente invasiva para abordar la necrosis pancreática a través videoretroperitoneoscopia (VARD), con resultados satisfactorios. 

En lugar de intervenir al paciente empleando la cirugía tradicional abierta, se accede al páncreas a través de una apertura de entre 3-5 centímetros, utilizando para ello como guía el catéter de drenaje previamente colocado mediante control radiológico por imagen, lo que facilita llegar al órgano con seguridad, evitando lesiones a ciegas. 

En palabras del doctor Pablo Sanz, cirujano de la sección de Cirugía Biliopancreática del servicio de Cirugía General del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, “una vez se accede al páncreas a través de la celda retroperitoneal, los cirujanos pueden recoger muestras para cultivo microbiológico, extraer el material necrótico y colocar un sistema de lavado y drenaje”. 

Entre las ventajas que ofrece este novedoso sistema “se busca controlar el foco infeccioso del páncreas para disminuir las grandes complicaciones asociadas a este tipo de operaciones realizadas tradicionalmente con cirugía abierta, de manera que se evita trasladar la infección a la cavidad abdominal”, explica Sanz. 

Los principales beneficiarios de este procedimiento son aquellos pacientes cuya gravedad clínica viene dada por fallo multiorgánico y sepsis que, en numerosas ocasiones, provoca una pancreatitis necrótica.  

En este sentido, según detalla el doctor Pablo Sanz, “desde hace dos años el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria cuenta con un protocolo para el tratamiento de este perfil de pacientes en el que interviene un equipo multidisciplinar formado por  radiólogos intervencionistas, médicos intensivistas, digestivos, anestesiólogos, cirujanos y personal de enfermería.