Buscar
15:27h. Sábado, 25 de enero de 2020

Especialistas de La Candelaria ponen a prueba su destreza técnica en casos críticos con la ayuda de un robot

Una treintena de anestesiólogos, cirujanos y personal de enfermería del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, perfeccionan sus habilidades técnicas estos días en un taller de simulación con el fin entrenarse ante excepcionales situaciones  críticas en quirófano.

Un robot, con forma de adulto a tamaño real, reproduce diferentes reacciones humanas que permiten simular situaciones complejas en quirófano para el entrenamiento de los especialistas
Un robot, con forma de adulto a tamaño real, reproduce diferentes reacciones humanas que permiten simular situaciones complejas en quirófano para el entrenamiento de los especialistas

Para ello han contado con un robot con forma humana que reproduce las diferentes reacciones fisiológicas de un paciente y que podrían producirse a la hora de ser intervenido. Se trata de un maniquí, a tamaño real, de un adulto varón capaz de detectar y evaluar con la ayuda de un programa informático, la calidad de la reanimación cardiopulmonar efectuada, reconocer los fármacos administrados y reproducir sus efectos o reproducir los signos vitales al conectarlo a un monitor.

Este tipo de práctica especializada forma parte de las acciones previstas por el servicio de Anestesiología y Reanimación del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria que, con la colaboración de la empresa MSD, buscan la excelencia profesional y la adquisición de destreza técnica ante casos críticos y situaciones extremas que pueden producirse en un entorno quirúrgico. 

En este sentido, los coordinadores y docentes de este curso han insistido  en la importancia de la ética en casos de este tipo, cómo afrontar el manejo de situaciones de riesgo para garantizar la seguridad del paciente e incluso saber mantener el liderazgo con el equipo. 

Ejercicio práctico de simulación
Las sesiones prácticas de este curso se desarrollan por grupos de alumnos  a los que se les presenta una simulación de un caso clínico complejo y, bien solos o con la ayuda de otros compañeros, deben resolver la situación planteada para analizar posteriormente el desarrollo de la práctica. 

Para la realización de dicha práctica, además de contar con el simulador humano, los profesionales sanitarios disponen de máquina de anestesia, carro de medicación, material para el manejo de la vía aérea y desfibrilador, entre otros.