Buscar
06:08h. jueves, 02 de julio de 2020

Granadilla y San Miguel acogen un sismo de 2,6 y la mayoría de los 20 microsismos del fin de semana en Tenerife

Al menos parte de la población de Granadilla de Abona y de San Miguel de Abona sintió a las 20.42 horas de ayer sábado que el suelo temblaba bajo sus pies, y así fue: el Instituto Geográfico Nacional (IGN) registró un terremoto de magnitud 2,6. Y no fue el único: fue seguido por al menos 11 réplicas en esa zona. En total en la Isla se han registrado 20 microsismos entre ayer y hoy, además de un enjambre sísmico el miércoles y de ocho terremotos el jueves.

Terremoto magnitud 2.6 e intensidad 3 sentido el 30 de mayo en San Isidro (Grandilla) y Las Zocas (San Miguel)
Terremoto magnitud 2.6 e intensidad 3 sentido el 30 de mayo en San Isidro (Grandilla) y Las Zocas (San Miguel)

El epicentro de ese terremoto de magnitud 2.6 se ha localizado a nueve kilómetros de profundidad en la costa del Sur de Tenerife, en una zona próxima a El Médano.

Concretamente lo han percibido, con intensidad III (de una escala de XII) residentes en  San Isidro (localidad de Granadilla de Abona) y también en  Las Zocas, perteneciente al término municipal de San Miguel de Abona. Desde ambas localidades se reportaron avisos ciudadanos dando cuenta del sismo.

Como informa Planeta Canario, el sábado se registraron en total 10 microsismos con epicentro en la isla, tres en Granadilla, 4 en San Miguel así como uno en La Guancha, otro en Guía de Isora y uno más en Arico, entre 7 y 14 km. de profundidad, aunque uno de ellos a tan solo 1 km, en el subsuelo guanchero. Nueve de ellos fueron de muy baja magnitud, inferior a 1.

Además, ese 30 de mayo también se produjeron dos sismos de magnitud 1.5 entre Tenerife y Gran Canaria, a una profundidad de 5 y 24 kilómetros bajo el lecho oceánico.

Y este domingo van 8 microsismos en Tenerife. Cuatro se han localizado en San Miguel, de entre 0.7 y 1.9, a profundidades de entre 7 y 12 km. También se ha registrado uno en Adeje (1.3) y otro en Guía de Isora (1.1), a 21 y 22 km. de profundidad respectivamente.

El último microsistmo registrado por el IGN este 31 de mayo se ha localizado en Icod de los Vinos, a las 13:38 horas, de magnitud 1.4 y originado a 32 km. de profundidad.

En total, en San Miguel de Abona, la zona tinerfeña de mayor actividad sísmica este fin de semana, han sido identificados el mencionado de magnitud 2.6, cuatro microsismos más que le siguieron durante esa noche, todos de magnitud inferior a 1. Y ya durante el domingo, otros dos temblores muy cerca del primero (de 1.9 y 1.7 de magnitud, y otros de inferior magnitud, 1.4 y 1.1, en la misma zona, a las 6:29 y 8:01 horas).

Enjambre sísmico en el Sur esta semana

Hace apenas unos días, el pasado miércoles 27 de mayo, fue registrado un enjambre sísmico en los municipios de Vilaflor y Guía de isora. En total fueron localizados 70 sismos cuyos epicentros se situaron entre 7 y 12 kilómetros de profundidad, todos acaecidos entre las 02.46 y las 13.13 horas. Según el Instituto Volcánico de Tenerife (INVOLCAN), ha sido el enjambre sísmico más fuerte de la isla desde el 6 de enero de 2017, cuando se localizó otro debajo del Teide. No se descarta nuevos seísmo en la zona.

La magnitud máxima de esos sismos fue de 2,5, y correspondió a un evento registrado a las 04.51 hora canaria. Todos los eventos presentan características que permiten clasificarlos claramente como volcáno-tectónicos.

Las localizaciones de los hipocentros del enjambre, se alejan ligeramente del área más frecuentemente afectada por la sismicidad durante el último año en Tenerife. La magnitud máxima observada, aunque siendo pequeña (Ml=2,5) es la más fuerte en Tenerife desde el evento del 6 de enero de 2017, localizado bajo del Teide.

El enjambre refleja posiblemente un proceso de presurización del sistema volcánico-hidrotermal, vinculado a la inyección de gases de origen magmático en el sistema. Dicho proceso, que empezó en el 2016, se manifiesta también por un incremento en la emisión difusa de dióxido de carbono (CO2), emanaciones no visibles al ojo humano, en el cráter del Teide desde el pasado mes de noviembre de 2016. De todo modo la ausencia de deformaciones significativas del terreno hace poco probable la implicación directa de un sistema magmático superficial.

A corto plazo, no se puede excluir que puedan producirse más terremotos de pequeña magnitud, aunque bastante fuertes para ser sentidos por la población. Por otra parte, puede excluirse, a corto plazo, la ocurrencia de terremotos capaces de generar daños.

Otros ocho sismos el jueves

Y a las 06.18 horas se registró un movimiento sísmico de 3,6 de magnitud en la costa de Telde que, como el de el sábado 30 en Tenerife, fue sentido por la población en numerosos puntos de Gran Canaria. Previamente se habían producido otros siete sismos en el Archipiélago. 

El primero de estos seísmos se localizó a las 03.00 horas a una profundidad de 9 kilómetros, magnitud 2.4 y con epicentro el municipio tinerfeño de Adeje. 

El segundo movimiento sísmico tuvo lugar a las 03.01 horas, de magnitud 1.5 7 kilómetros de profundidad, se localizó en Guía de Isora (Tenerife), municipio en el que a las 3.15 horas y a 8 kilómetros de profundidad se detectó el tercer seísmo de la pasada madrugada, con magnitud 2.

El cuarto, el quinto y el sexto también se produjeron en Guía de Isora, de magnitud 2.9 y a 10 kilómetros de profundidad el primero de estos, y de magnitud 2 y a 8 kilómetros de profundidad el segundo, mientras que el tercero se detectó a las 4.54 horas a una profundidad de 7 kilómetros y magnitud 1.7

El séptimo de esta serie de terremotos se detectó a las 05.16 horas a una profundidad de 10 kilómetros en el municipio tinerfeño de Adeje y de magnitud 1.7.