Buscar
05:44h. Jueves, 21 de Junio de 2018

El Hospital Dr. Negrín forma a los pacientes sobre los riesgos que encierra la enfermedad renal crónica

El Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín, centro adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, ha acogido este miércoles, 13 de junio, una charla sobre 'Hipertensión arterial y Diabetes. Riesgo de enfermedad renal crónica (ERC)', a cargo de las doctoras del servicio de Nefrología, Nery Sablón González y Elena Oliva Dámaso, que se enmarca en la programación del Aula de Pacientes del centro hospitalario. 

Doctora Elena Oliva Dámaso
Doctora Elena Oliva Dámaso

Entre las acciones del Aula de Pacientes se encuentra la promoción de la educación sanitaria y de la participación ciudadana. Por este motivo, diseñan actividades que respondan a las necesidades de los pacientes y sus cuidadores, con la finalidad de que aprendan el manejo de sus patologías y se impliquen activamente en el cuidado de las mismas. Para lograrlo, se pretende dotarles de herramientas y conocimientos que respondan al nuevo modelo de paciente más activo que demanda más información y calidad de vida.

Las profesionales del servicio de Nefrología explicaron que la enfermedad renal crónica es una condición a largo plazo donde los riñones no funcionan tan bien como deberían. Es una condición común a menudo asociada con la edad, y aunque puede empeorar gradualmente con el tiempo, muchas personas con patología renal pueden llevar una vida normal. 

Entre los síntomas más comunes se encuentran, entre otros, el cansancio, los tobillos, pies o manos hinchados, pérdida de peso y falta de apetito, dificultad para respirar, sensación de mareo y/o dolor de cabeza, sangre en la orina y dificultad para dormir. En lo que respecta a las causas, la enfermedad renal crónica puede estar provocada, entre otros motivos, por hipertensión arterial, la diabetes mellitus, el colesterol alto y las infecciones renales.

Las profesionales encargadas de impartir la charla insistieron en que la mayoría de las personas pueden hacer una vida normal con ERC, para lo que es importante seguir una serie de consejos marcados por unos hábitos saludables de vida en los que el ejercicio físico y una dieta sana resultan determinantes.